pontevedra / la voz

El abogado de Moaña Antonio Cascante, fundador de la Asociación de Cardiópatas de Galicia Sur, falleció el viernes en Madrid. Sufrió una indisposición cuando estaba en un juicio, fue trasladado al hospital y horas después falleció. Tenía solamente 62 años. Su muerte se ha sentido especialmente en Bueu, y así lo transmitieron ayer los vecinos del edificio Pintos de la localidad.

Contaron ellos que Antonio Cascante fue «el letrado y amigo» que les dio un halo de esperanza y les devolvió la ilusión cuando se vieron abocados «a quedarse sin sus legítimas viviendas adquiridas con todos los requisitos legales, y que por unas malas praxis se encontraban ante una orden de demolición inminente en un proceso en el que los vecinos no eran los condenados».

De Antonio recordaron su saber hacer, su capacidad de darles tranquilidad e ilusión. Y recordaron que participó en la creación de la Asociación Galega de Defensa Urbanística de los terceros de buena fe. Asimismo, dijeron que el letrado transmitía su entrega, entusiasmo e inteligencia a todos y que por eso lo que empezó como una relación profesional con el paso de los años se convirtió en una auténtica amistad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El abogado cuya muerte deja gran pena en Bueu