La maestra encantada con la magia de enseñar

Da un ejemplo de inclusión con sus críos de 3 años y ganan el concurso de la asociación de sordos Xoga


pontevedra / la voz

El de ayer fue un día de celebración para toda la comunidad educativa del CEIP Plurilingüe A Pedra, de Bueu. La profesora María Rey López y sus alumnos de 3 años recogían en la Diputación de Pontevedra el primer premio del concurso provincial Xoga coas manciñas. Una iniciativa para conmemorar el Día Nacional de la Lengua de Signos que la asociación Xoga hizo extensiva a todos los escolares de los dos ciclos de infantil de la provincia. El CEIP A Pedra triunfó con el cuento cantado A princesa do Caurel. El jurado destacó el formato visual «claro e limpo» del vídeo presentado por este centro y la preparación previa que conllevó tanto en el montaje como en la formación en lengua de signos.

A sus 38 años, María Rey prefiere sacarse méritos y subraya que el premio logrado responde a un éxito colectivo. «É de todos», remacha. Docente vocacional, como siempre debe ser, imparte clases en el CEIP A Pedra, donde tiene su plaza, desde el curso 2006/2007. Cuenta que para la fiesta de fin de curso estaban preparando con las dos aulas de infantil de 3 años del colegio la canción de ese álbum ilustrado de OQOeditora. «Chegounos a proposta do concurso de Xoga e decidimos participar -explica-. O do primeiro premio foi toda unha sorpresa».

Tanta sorpresa fue que la entrega del galardón los pilló este jueves en la excursión de fin de curso en la Illa das Esculturas de A Xunqueira, en Pontevedra, que ya tenían programada. Al final ajustaron horarios para poder acudir a la Diputación. «Os nenos estaban moi ilusionados co premio, e máis cando se enteraron que ían asistir a un concerto do grupo Uxía Lambona e a Banda Molona». Aunque el vídeo lo grabaron los pequeños del aula de 3 años A, al acto fueron también los del aula B.

Complejidad

¿Y cómo fue todo el proceso previo para conseguir que críos de 3 años y profesoras sin formación específica grabaran un vídeo en lengua de signos? María lo resume en pocas palabras: una experiencia fantástica y muy enriquecedora. Y añade que no exenta de complejidad. «Os primeiros signos custaban moito, incluso a nós, as profes, que non tiñamos unha formación previa, só a profe de Audición e Linguaxe, pero pouco a pouco a cousa foi mellorando», desvela. Para los niños fue todo un reto en el que se fueron embarcando como si de un juego se tratase. «Habituáronse a mover as mans, algo que é bo para a motricidade e a coordinación. Cada día aprendían un signo novo».

Al final lograron un vocabulario de unas sesenta palabras en lengua de signos. «As cores, os recantos da aula, os animais, todos aqueles conceptos que se daban na aula, como o de moitos/poucos, se aprendían en lingua de signos», comenta la profesora del aula de 3 años A, formada por 25 pequeños. De forma colectiva decidieron qué parte de la canción de A princesa do Caurel querían trasladar a la lengua de signos y después grabaron el vídeo delante de una pizarra blanca. El resultado puede verse en YouTube.

La magia de la enseñanza fue lo que llevó a María a hacerse maestra. Ella lo define recurriendo a una bonita metáfora: «Esa maxia é ver coma os pequenos espertan ao mundo e como van aprendendo». Las dos aulas de 4º de infantil del CEIP A Pedra tienen 25 alumnos, la ratio máxima.

«Moi elevada»

Para ella y sus compañeros de docencia la prioridad en los dos años que restan de ciclo y en los que estarán con estos niños es la inclusión. Pero una inclusión «efectiva» y «de calidade», no sobre el papel. Una tarea en la que los profesores comprometidos suplen muchas veces con implicación y ganas la escasez de recursos. «Vintecinco alumnos é unha ratio moi elevada, hai profesores que non teñen estabilidade, non hai medios suficientes, as veces falta formación e hai que loitar contra todo iso», subraya. Para esta docente lo ideal sería educar en una clase con 15 escolares, algo de lo que sí pueden disfrutar las escasas unitarias que quedan y algún colegio.

En el aula de María hay un niño con deficiencias auditivas y de otro tipo. Para fomentar la comunicación con él emplean la lengua de signos y también pictogramas. La docente aclara que no fue este el motivo por el que decidieron presentarse al concurso Xoga coas Manciñas, de la asociación Xoga. Pero sí reconoce que esa situación hizo que todos, profesores, alumnos y familias, fueran más conscientes si cabe de la necesidad y de la importancia de la inclusión.

No es la primera vez que un trabajo de CEIP A Pedra es reconocido en Galicia. «Nós traballamos moito co audiovisual». María recuerda la mención especial que recibieron en el 2016 en los premios Nós tamén creamos!, de la Consellería de Cultura, por la composición de la banda sonora de A máscara do león.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La maestra encantada con la magia de enseñar