El cine gallego abre el festival de cortos de Bueu

El Centro Social do Mar registró un lleno en la primera jornada para ver la proyección de las primeras cinco películas


Un nuevo cineasta regresa a la casa de sus abuelos para hacerles un vídeo retrato. Es el tema de Ser e voltar, una mezcla entre documental y ficción, dirigido por Xacio Baño. Con cine hecho en Galicia arrancó ayer la octava edición del Festival Internacional de Curtametraxes de Bueu. Es una de las novedades de la octava edición de Ficbueu, la creación de una sección gallega de cinco títulos con intención de ayudar a la difusión de las producciones de la propia tierra. De aquí al viernes todas las sesiones se abrirán con un corto gallego y en la primera jornada a la cinta de Baño le siguieron otras cuatro de tres continentes: la película alemana -la nacionalidad más representada en el festival- titulada Alles wird gut (Todo irá bien) y dirigida por Patrick Vollrath; la georgiana Dinola, de la realizadora Mariam Khatchvani; la estadounidense Starman, del valenciado Josema Roig, y The Baby (El bebé), del director iraní Ali Asgari, que cerró la primera noche del festival.

«Curricán»

Este martes, a las ocho de la tarde y a las diez de la noche, se proyectarán otros cinco títulos de los 28 que concurren al certamen, incluidas las obras de la sección gallega. La jornada comenzará con otra de estas cintas, Curricán, de Álvaro Gago, que obtuvo recientemente el premio al mejor cortometraje en el Festival de Cans (O Porriño), además de otros reconocimientos. Su director se formó en la Facultade de Comunicación de Pontevedra y en Londres, y este corto, rodado en la ría de Arousa, es un regreso a sus orígenes. Tras Currirán, se exhibirán Die Kunst des Verlierens (Alemania), de David Voss, Aïssa, de Clément Trehin-Lalanne, Pére (Túnez-Francia), dirigida por Loft Achour, y Elena Asins- Génesis, del realizador español Álvaro Giménez. El miércoles continuarán los visionados con dramas europeos, mientras que a partir del jueves se incorporarán comedias, thrillers y filmes de animación. El viernes rematarán las proyecciones, pero el festival se prolongará hasta el sábado con la entrega de premios y la fiesta de clausura.

Actividades paralelas

Como suele ser habitual, ayer ya se registraron colas de cinéfilos ante el Centro Social do Mar para ver las películas, pero el ambiente creado en torno al festival va más allá de las proyecciones y se respira en toda la villa. La Federación de Comerciantes do Morrazo colabora con la campaña Bueu ten un comercio de película y los establecimientos asociados decoraron sus escaparates con motivos cinematográficos, haciendo referencia a un filme clásico que la clientela debe adivinar. Es el caso de la Librería Miranda, que con la ayuda del humorista Gogue colocó un fotograma acompañado de una figura a tamaño natural de Groucho Marx. La hostelería también se sumará a la fiesta del cine y ofrecerán a partir del jueves tapas mariñeiras elaboradas con productos del mar a los aficionados que llegan a Bueu. Mojito de aguacate y marisco, quiche de verduras y xoubas, pulpo con tetilla o fideos negros con chipirón, ayudarán a digerir con mayor placer aún las sesiones cinematográficas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El cine gallego abre el festival de cortos de Bueu