No podía faltar y aunque con un poco de retraso frente a otras ocasiones, un año más el turista más internacional de la comarca de O Morrazo, Javier Solana, se encuentra ya de vacaciones en una casa alquilada de la parroquia de Cela, en Bueu. El exresponsable de la política exterior de la Unión Europea desarrolla en la actualidad una amplia labor docente, que le lleva a impartir clases y conferencias en medio mundo. Sin embargo, cuando llegan las vacaciones y toca elegir destino, Solana, desde hace ya quince años, no se lo piensa dos veces. Enamorado de O Morrazo desde que lo vio por primera vez, entusiasta bañista de Lapamán, aficionado al pescado y al pulpo de la ría y con muchos amigos entre vecinos y turistas, en cuanto toca la campana del descanso estival hace las maletas y se viene a pasar una temporada de asueto en un chalé en Cela. Es todo un lujo para él estar en O Morrazo y es todo un cartel promocional para la comarca que una personalidad que se ha tratado con los mayores líderes del mundo elija, como usted y yo podemos hacer para tomar un café, Bueu para sus vacaciones.

El monte, a pie y en bici

Gran aficionado al deporte, Solana recorre los bosques de Cela como parte de su ejercicio diario. Los conoce como la palma de la mano. Este año hay novedades. No solo hará senderismo, ahora ha incorporado la bicicleta a su actividad cotidiana en sus travesías por las carballeiras. «Hago mis rutas por las mañanas, como deporte, y este año tengo una bicicleta, no solo voy a andar, sino que haré un poco de ciclismo», precisa. Es recomendación médica. «Tengo un problema en una rodilla, la tengo que cuidar y me va mejor hacer también deporte en bici de montaña. Yo ando bastante en bici, no solo en verano, sino también en invierno».

La playa, sin rival

Si el monte le encanta, la playa le apasiona. En cuanto asome un rayito de sol, Solana piensa bajar a Lapamán y zambullirse en la ría para relajarse y descansar. En su opinión, hay pocas cosas mejores. No será porque no conozca lugares y playas en los cinco continentes, pero al exministro español y antiguo líder europeo, no le hablen de Jamaica, las islas Caimán o Tailandia, cuando uno puede nadar en la ría de Pontevedra. «Esta ría es preciosa, Lapamán es la playa más bonita del mundo». ¿Y Rodas?, le pregunta el periodista. Solana se ríe y con mirada pícara responde: «No tengo que justificarme, ya he dicho lo que pienso, no comparo una con la otra, pero Lapamán me encanta», sostiene. A la hora de defender las excelencias de la playa buenense, se le iluminan los ojos como un niño con zapatos nuevos. «El lugar es precioso, la arena, la vegetación, el agua,...», insiste.

Al camino de Fisterra

Todos los años, Solana aprovecha para reencontrarse con algunos de sus mejores amigos y el exalcalde compostelano Xerardo Estévez es uno de ellos. El santiagués lo sabe y, conocedor de la afición de Solana por el senderismo, siempre busca una ruta que le sorprenda y que puedan hacer juntos. Con tantos veranos en Galicia, el reto se pone difícil, pero este agosto, optarán por Fisterra, con Santiago como punto de partida. «Es muy probable que vayamos de Santiago a Fisterra, ese tramo que ya no es el camino jacobeo, el camino más laico». Solana es un hombre sencillo, que tanto se puede encontrar comprando en la plaza de abastos como jugando en un bar como un buenense de toda la vida. Por eso, un año más, bienvenido.

«Para mí, Lapamán es la playa más bonita del mundo»

«Es muy probable que este año haga la ruta de Santiago a Fisterra»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Solana, el turista más internacional, fiel a su cita en Cela