Celebrando los 120 años de una vía construida con muchas lágrimas

Vecinos de Barro recopilan anécdotas curiosas, pero también desgracias del trazado férreo de Carril a Pontevedra


pontevedra / la voz

A Portela, en Barro, sigue siendo sitio de trenes aunque en la estación de la parroquia ya solamente paren dos convoyes al día y, de cuando en vez, algún ferrocarril turístico. La cantina del apeadero continúa abierta pese a que la puesta en marcha del Eje Atlántico dejase en agonía este lugar. El mismísimo andén, esa plataforma que ya no tiene trajín de viajeros, se ha aprovechado para situar la terraza, donde a media mañana una mujer aprovecha el sol mientras toma café. En el bar hay movimiento de naipes, cháchara sobre el tiempo... y conversación sobre trenes. Habla sobre el ferrocarril José Seijo, de la Asociación Cultural Barosa y Amigos da Portela. Él es una de las personas que se ha puesto a recoger anécdotas y documentación sobre esa vía del tren que ya casi no se usa entre Carril y Pontevedra, la que hizo que el ferrocarril llegase a Barro en 1899. ¿Por qué? Porque en julio se cumplen 120 años de su inauguración. Y eso, creen en Barro, hay que celebrarlo, con sus luces y sombras.

José Seijo explica que él y miembros de distintas asociaciones de Barro -como Peñaflor o algunas juntas de montes- están organizando un viaje en tren hasta Padrón para conmemorar esa fecha. Antes de hacerlo, el objetivo es reunir todo tipo de historias sobre la vía a su paso por Barro. Seijo ya puede contar algunas sin tener que bucear en papeles. Empieza por algo bien triste. «A construción da vía entre Carril e Pontevedra durou dez anos. E houbo un accidente moi importante durante as mesmas. No ano 1897, no túnel de San Amaro, produciuse unha explosión de dinamita e morreron dous obreiros, un deles de 19 anos e veciño de Barro. Quedaron tamén feridos moi graves outros traballadores. E o caso é que estiveron bastantes horas atrapados no túnel», explica Seijo, que apoya su versión en la hemeroteca de distintos periódicos.

Tras ese grave suceso, en 1899, el 24 de julio, quedó inaugurada la vía y el tren por fin llegó desde Carril a Pontevedra, con parada en Rubiáns, Portas y A Portela. Fue una inauguración atípica, en la que las autoridades no quisieron implicarse, tal y como cuenta la crónica publicada por La Voz el día 26 de julio de 1899. Empezó entonces a pasar el tren por Barro y a sucederse las anécdotas. «Antigamente, o maquinista e o fogoneiro ao chegar á estación da Portela paraban a tomar algo na cantina e logo seguían o percorrido. Pois estaba o tren parado na vía e un rapaz de Barro, que ao parecer era bastante traste, subiu a el e logrou arrancalo. Ía moi lento e fórono pillar dous quilómetros máis adiante. Non chegou a pasar nada grave», cuenta Seijo.

El caso del vigilante

Bastante más dramático fue lo que ocurrió en 1914 con uno de los guardeses que había en el municipio de Barro. El vigilante, que trabajaba diariamente en el trazado, se supone que se quedó dormido sentado en una banqueta sobre la vía. Le arrolló un ferrocarril y murió al instante.

La memoria de Seijo abraza también los tiempos en los que eran decenas los vecinos que usaban el tren para ir o venir de Pontevedra a Barro. Y frunce el ceño cuando piensa que hoy por hoy, con solo dos trenes pasando por la noche, eso es ya imposible. Entonces, cuenta qué harán para celebrar los 120 años de la vía. Se trata de una excursión que saldrá de Barro el día 27 y que tendrá como objetivo visitar la Fundación Camilo José Cela en Padrón y el Museo Amigos do Ferrocarril en Vilagarcía. El viaje se hará hasta Padrón en autobús y la vuelta será en ferrocarril, recordando lo que pudieron sentir aquellos viajeros que el 24 de julio de 1899 partieron de Carril con destino a Pontevedra en una vía del trinque. Ya se ha anotado personal suficiente para llenar un autocar. Y puede que las inscripciones aumenten. Barro, una vez más, no pierde el tren, su tren.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Celebrando los 120 años de una vía construida con muchas lágrimas