Barro-Meis tendrá alumbrado ocho años después de abrirse el polígono

Las farolas se colocaron al principio, luego robaron el cobre y nunca funcionaron


pontevedra / la voz

Corría el año 2010. El entonces presidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán, visitaba el polígono de Barro-Meis para dar a conocer que una empresa se había asentado ya en el parque. Era la primera firma que apostaba por el polígono en aquellos convulsos años de la crisis. El caso es que la foto de Louzán, Cores Tourís, Landín y demás políticos del PP que se acercaron a Barro aquel día es bastante simbólica. Se les veía a ellos, salía también la nave levantada por una firma de encofrados, Caenor, y luego estaba el vacío. Todos los predios seguían en tierra y el único síntoma de que aquello era un parque industrial y no un desierto eran los viales y las 300 farolas colocadas. Daba la sensación de que los servicios habían llegado antes que las empresas. Pero en realidad eso tampoco era muy real. El alumbrado aún no funciona hoy en día. Se espera que lo haga en cuestión de semanas.

Las farolas se colocaron cuando se urbanizó el parque. Pero no parece que llegasen a funcionar o que al menos lo hiciesen durante un período prolongado de tiempo, sobre todo, porque un robo de cable de cobre dio al traste con la instalación. A partir de ahí, fueron llegando las empresas, se fueron levantando las naves y las farolas continuaron sin funcionar año tras año. ¿Por qué? Porque había que reponer el cobre, era necesario contar con una partida económica amplia, hacer reparaciones también en la instalación, firmar con Fenosa... y todo ello fue dilatándose.

Conforme el número de trabajadores que acuden al parque cada día comenzó a ser mayor -cabe recordar que ahí trabajan empresas como Estrella Galicia y que está también el vivero de empresas- empezaron a florecer quejas por la falta de alumbrado. «Nos da miedo entrar al parque de madrugada», señalaba una operaria hace unos meses.

La gasolinera y el vivero

En los últimos tiempos, aunque el alumbrado sigue apagado, hubo dos avances. Por una parte, al instalarse en la entrada del polígono una gasolinera, esa zona está iluminada hasta su hora de cierre, que es a medianoche. Por la otra, hace un par de meses se pusieron luces alrededor del vivero empresarial de la Diputación. «Gracias a eso puedo coger el coche cuando salgo de trabajar sin tener que ir con la linterna del móvil, que era lo que hacía hasta entonces», señalaba ayer una persona que tiene alquilada una nave en este espacio.

Y ahora parece que por fin se prenderá el alumbrado. No en vano, tal y como señalaba ayer el alcalde de Barro, Xosé Manuel Fernández Abraldes, la Diputación ya reparó toda la instalación, repuso el cobre y ahora solo queda firmar el contrato con Fenosa, un trámite que se prevé solventar en cuestión de semanas. Este documento lo rubricará el propio Concello de Barro, que será quien pague la factura del alumbrado. Fernández Abraldes indicó que se hará un encendido selectivo y razonable, ya que no tendría sentido prender a la vez 300 farolas, sobre todo, porque hay zonas del parque sin naves.

Fernández Abraldes es consciente de que contar con alumbrado es necesario para fomentar la seguridad. Señala también que en cuanto el Concello pueda cambiará las luces por Led.

La depuradora funciona en pruebas y el caballo de batalla es la fibra óptica

El alumbrado no es el único servicio básico que necesita el polígono de Barro. El Concello también peleó en los últimos años para que cuanto antes se pusiese en marcha la depuradora, ya que cuando se estrenó el parque lo único que había eran unas fosas sépticas. Ahora ya hay una estación depuradora, financiada por la Diputación de Pontevedra, que está funcionando en fase de pruebas, tal y como señalan desde el Ayuntamiento.

¿Cuál es ahora la principal demanda? Solo hace falta visitar alguna empresa que ya funcione en el parque industrial para darse cuenta: las empresas están pendientes de la llegada de la fibra óptica para contar con un servicio de Internet en condiciones. Una empresa llegó ya con el cableado hasta Curro y se espera que en breve alcance también el parque industrial. Pero las quejas por el servicio de Internet son notorias y se evidencian sobre todo en el vivero de empresas.

El gas y la subestación

Por otro lado, lo que sí está ya listo es la conducción necesaria para poder dar servicio de gas a las empresas. Por ahora parece que ninguna lo demandó. Pero según el Concello no habría problema para que una comercializadora lo distribuyese. Igualmente, en lo que sí hubo avances fue en la subestación que colocó Naturgy. La plataforma eléctrica está lista y parece que además de dar servicio al polígono de Barro-Meis servirá también para aliviar otros transformadores.

Así las cosas, parece que Internet es el servicio que más cojea ahora mismo, a la espera de la demandada fibra óptica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Barro-Meis tendrá alumbrado ocho años después de abrirse el polígono