Se aplazan las Juegos Olímpicos, la Eurocopa... y la boda más famosa de A Lama

El edil socialista Quique Vaqueiro y Tamara Pacheco anunciaron en un singular vídeo que posponen su enlace


Pontevedra / La Voz

Por culpa del coronavirus, el concejal socialista de A Lama, Enrique Vaqueiro, y su novia, Tamara Pacheco, tendrán que tardar algo más de lo previsto en darse el sí quiero. Han tenido que aplazar su boda, fijada para el mes de junio, porque nadie les garantiza que para entonces vayan a poder celebrar el enlace sin problemas ni nervios de por medio. La pareja, singular donde las haya, aplaza eso de unirse oficialmente en la salud y la enfermedad pero, una vez más, ha demostrado que en el humor lleva tiempo junta. Lo deja claro el vídeo que grabaron para anunciar en las redes sociales que la boda se pospone hasta el 2021. En él, Tamara y Enrique hacen un recuento de los grandes acontecimientos que se están aplazando a cuenta de la alerta sanitaria, desde las olimpiadas hasta la Eurocopa y, cómo no, añaden su boda a la lista: humor del bueno para combatir la tristeza de estos raros tiempos.

Vayamos al inicio. Tamara y Enrique, que están confinados en su casa del lugar de Pigarzos (A Lama) pese a que ahora trabajan y residen en Porriño, llevan ya un ramillete de años juntos. Casi nueve, concretamente. Les unió la política, ya que él se presentaba a alcalde por el PSOE y ella fue una de las incorporaciones de su lista. Su primer salto a la fama como pareja tuvo a Tamara como artífice. No en vano, en el 2014, para celebrar el tercer aniversario de noviazgo, ella le empapeló el coche, estacionado en un párking de Pontevedra, con miles de pósits de colores en las que le pregonaba su amor. La imagen del vehículo totalmente colorido dio la vuelta al país. Y Tamara y Enrique pasaron a ser una pareja bien conocida.

Pasaron los años, Tamara se fue a vivir a ese pequeño rincón del mundo llamado Pigarzos y ya empezaba a echarse de menos otro gesto romántico. Y llegó el año pasado, a cuenta de la pedida de mano. En marzo del 2019, aprovechando una laconada popular en Verducido, la parroquia de Tamara, Enrique aprovechó para hacer desembarcar allí un grupo de mariachis y pedirle matrimonio, tal y como atestiguó el vídeo que luego divulgaron las redes sociales. Obtuvo un sí rotundo y clarísimo por parte de Tamara. Y, tras bastante debate, la fecha de la boda quedó fijada para el 27 de junio de este año.

A estas alturas, con la fecha casi encima, Tamara y Enrique tenían ya todos los preparativos encarrilados. Pero el coronavirus se ha invitado solo a la fiesta y, como a muchas otras parejas, les ha obligado a cambiar los planes. Así que ellos le han echado humor y han grabado un vídeo para anunciar que aplazan la boda hasta el 3 de julio del año que viene. ¿Por qué hasta 2021? Parte de su familia viene de México y es la mejor fecha para que pueda volver a viajar. Tamara y Enrique, en vez de quejarse, prefieren pensar que esto pasa porque «algo bueno vendrá». Quizás tenga razón. De momento, lo bueno es que están juntos. Y sanos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Se aplazan las Juegos Olímpicos, la Eurocopa... y la boda más famosa de A Lama