¿Una carrera de burros o unos burros con carrera?

Escairón celebró ayer la edición número 69 de esta popular fiesta, que reúne a jinetes y burros de toda Galicia

c.c
monforte/ la voz

No había sombreros, ni jeques árabes ni Dubái, pero ayer el campo de fútbol de A Lama en Escairón se convirtió en lo más parecido a un hipódromo de competición, ya que albergó la sexagésimo novena edición de la

carrera de burros. Eran alrededor de las 12:00 de la mañana cuando comenzaban a llegar la gran mayoría de los asistentes para ver correr la primera tanda de jinetes y sus burros, muchos llegados de otros puntos de Galicia e incluso del resto de España.

Los treinta competidores se dividieron en cinco carreras diferentes en las que los dos primeros llegaban a la fase final, que constaría entonces de diez participantes. Y es que ayer se vivieron A Lama situaciones cuando

menos jocosas. Uno de los jinetes cayó de su burro a media carrera mientras el comentarista recalcaba la importancia de llegar animal y cabalgador juntos a la meta. También se demostró la dificultad de manejar un burro, ya que eran muy pocos los que hacían caso a sus dueños. Incluso uno de ellos pretendía correr la

carrera en dirección contraria, desobedeciendo a su montador y provocando algunas risas entre los asistentes. En lo que todos los animales parecían estar de acuerdo era en posar para las cámaras, puesto que ninguno quería marcharse de la línea de meta, en la que estaban aficionados haciendo fotos y también cámaras de

televisión.

La mayoría de participantes iban por pasar el rato, pero algunos afirmaron que hay gente se se toma este tipo de certámentes totalmente en serio. «Yo lo hago por diversión y no entreno mucho, pero es cierto que hay gente

que se prepara muy en serio estas competiciones» comentó Sara Castro, aficionada de Salceda de Caselas. En cambio, Juan, natural de Escairón, se quejó de los resultados. «Non ten tanta gracia porque sempre gañan os mesmos, deberían prohibir a participación de burros que xa gañaran antes a carreira».

Finalmente fueron el asturiano residente en Vilagarcía, Aníbal Linares y su burro Roqui III quienes se alzaron con la victoria del derby. También puedieron verse rostros conocidos como Isaac Losada, que repitió esta edición como campeón local, Andrés Pérez o Antonio Aradas, ganador del año pasado. El vencedor se lleva un trofeo y también un premio en metálico. Estos equinos tienen fama de ser tercos y lentos, pero sin duda algunos competidores de la carrera estaban tan en forma y tan bien adiestrados que parecían verdaderos pura sangre. Se podría decir que corrían una burrada.

Varios jinetes tampoco eran nigunos novatos. Algunos de ellos llevan años compitiendo con sus burros y adiestrándolos para participar en carreras, lo que los hace ya unos expertos.

También hay que destacar la presencia del alcalde, Carlos Armesto, que dio primordial importancia al bienestar animal. Para esto hubo un equipo de veterinarios presente que además hizo una revisión de todos los burros antes de la competición. «O primeiro é velar pola saúde de todos os participantes», recalcaron. Hace años descalificaron a un participante por el uso de objetos punzantes para hacer correr al animal.

La carrera de burros de Escairón se celebra todos los años con motivo de las fiestas de verano. Hace algunos años faltaban incluso burros participantes pero últimamente la popularidad de este tipo de competiciones hizo que el número de competidores se disparase. En Galicia hay más eventos como este, entre ellos están la carrera de burros de Parga o el festival Asnot, en Padrón y en el que todos sus asistentes parodian las carreras celebradas en el hipódromo de Ascot.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

¿Una carrera de burros o unos burros con carrera?