Una «furgolibro» recorre toda la provincia

alejandro martínez VIGO / LA VOZ

A LAMA

Oscar Vazquez

La antigua dueña de La Tía Ni está en ruta para vender y alquilar sus libros de segunda mano

01 mar 2017 . Actualizado a las 00:00 h.

La librería de la Tía Ni en Baiona va ahora sobre ruedas, de aquí para allá, llevando historias interesantes para quien quiera leerlas. Cuentos para los niños, diccionarios, manuales de cocina y un sinfín de títulos. La furgolibro de Nieves Loperena ya está en marcha por los municipios de toda la provincia para fomentar la lectura y hacer gozar de la literatura como se ha hecho siempre, sujetando un libro, ese objeto de culto que tampoco pasará de moda en la era digital.

Nieves quiere que los libros pasen de mano en mano, evitando que se queden dormidos o abandonados en las estanterías acumulando polvo. Por eso no solo los vende, sino que también los alquila por períodos de cuatro meses, para que otras personas los puedan disfrutar. Su especialidad son los libros usados, ejemplares viejos que todavía pueden deparar muchas sorpresas a los lectores. Por eso también hace sobres sorpresa, con libros que ella elige, para que el consumidor no se deje guiar por sus propios gustos de siempre o por una portada que le pueda resultar llamativa. Es una invitación a liberar prejuicios, a descubrir otros autores, nuevos horizontes literarios. Además salen más baratos comprarlos de esa forma. «Son clásicos o autores de fondo de armario que deberías leer y a lo mejor nunca elegirías porque la gente tiene una idea sobre lo que le gusta y se limita mucho en los estilos», asegura.

Al peso

También los vende al peso, a ocho euros el kilo, para que el bolsillo no sea un impedimento para poder leer un buen libro. «Con lo que cuesta una caña, te compras un libro», asegura. Si libro más caro vale 20 euros y el más barato, 50 céntimos; aunque la mayoría están entre los tres y los cinco euros.