Plan nocturno contra la nieve

Despliegan un equipo especial de ochenta personas de madrugada en las carreteras de zonas altas para evitar que la nieve y el hielo corten las vías


pontevedra / la voz

Hace frío. Dos grados de mínima en la ciudad y algo más bajo el termómetro en las zonas altas de montaña del entorno de Pontevedra. Consecuencia: riesgo de nieve y hielo. Y si a eso se le suman carreteras secundarias, el resultado puede medirse en tragedia. Por eso desde la madrugada del martes al miércoles se ha activado un plan nocturno contra las placas de hielo en las vías de las zonas más altas de la comarca, para evitar que la nieve cuaje y se acabe convirtiendo después en peligrosas placas de hielo sobre el asfalto.

Entre la 1.30 de la madrugada y las 8.30 de la mañana del miércoles, ochenta personas se dedicaron a que eso no sucediese. Se trata de un dispositivo especial activado por la Diputación de Pontevedra, que gestiona casi mil ochocientos kilómetros de vías en la provincia, para evitar que las precipitaciones caídas en esa franja horaria acaben por afectar al tráfico o causar algún accidente por deslizamiento en las cotas más altas de esa red provincial.

La sal es el arma con el que cuentan las ocho brigadas de diez trabajadores cada una que se han repartido por toda la provincia y que en la comarca de Pontevedra se han tenido que concentrar sobre todo en la carretera entre Ermitas y Pigarzos, en el municipio de A Lama.

La nieve también se notó en el Xiabre, que domina Caldas, Vilagarcía y Catoira. La cumbre más alta, la del monte Medas, amaneció ayer cubierta de nieve. Los copos volvieron a caer a las diez y media de la mañana. Un viento frío del norte hizo que los termómetros cayesen por debajo de los cero grados.

En Pontevedra, las mínimas de dos grados no permitieron ayer que las precipitaciones ocasionales que cayeron durante la mañana se convirtiesen en nieve. MeteoGalicia prevé para hoy que las mínimas sigan en los mismos niveles. Las máximas subirán un grado. De los diez de ayer se pasará hoy a los once, pero de cara al fin de semana bajarán. Las mínimas de hoy seguirán en los dos grados y el sábado descenderán hasta un grado positivo. Lo máximo que marcarán será nueve grados el viernes y once el sábado.

Pero la nieve es difícil que aparezca, porque la probabilidad de precipitaciones cae drásticamente ya hoy y será mucho menor cuanto más cerca esté el fin de semana. Para el sábado apenas hay un cinco por ciento de riesgo de precipitaciones en Pontevedra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Plan nocturno contra la nieve