Estos platos son un manjar en Pontevedra, pero los turistas los aborrecen

Alfredo López Penide
López Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

Sandra Alonso

Mejillones a la vinagreta, lacón con grelos, caldo... El portal Taste Atlas ha elaborado un ránking con las cien comidas menos valoradas por los visitantes

10 jul 2024 . Actualizado a las 17:22 h.

Es habitual escuchar eso de que tienen que venir los de fuera para valorar lo nuestro. Pero lo cierto es que esto no siempre, ni mucho menos, se cumple. Y prueba de ello es el ránking que ha elaborado el portal Taste Atlas con las cien comidas españolas menos valoradas por los turistas extranjeros, entre las que hay algunas, pocas, la verdad, relacionadas con la provincia de Pontevedra.

Encabeza este listado una combinación que, en el plano teórico, podría tener cierta relación con las Rías Baixas. A fin de cuentas es tierra de conserveras y la sardina es un pescado muy común de nuestras costas que se puede encontrar en mercados y pescaderías. Además de que por San Xoán, a sardiña pinga o pan. Sin embargo, en la actualidad, no es muy habitual por estos lares encontrarse locales de hostelería en cuya carta se ofrezca, entre otras combinaciones, el bocadillo de sardinas, «un humilde sándwich español con un sabroso relleno de sardinas enlatadas», refieren desde Taste Atlas.

También esta relacionado con la gastronomía pontevedresa otro top ten de las comidas más denostadas por los visitantes foráneos: los caracoles. Sin embargo, Taste Atlas no lo vincula con la provincia. Deben desconocer que en Cerdedo-Cotobade, además de celebrarse en su día una fiesta gastronómica centrada en este producto, existe una «empresa familiar (...) dedicada a la cría, engorde y venta de caracol, así como a la elaboración de conservas», según recoge la web de Caracoles e Conservas do Gallo. En todo caso, se reconoce por Taste Atlas que «son un manjar gourmet muy apreciado en España, especialmente en Cataluña, Andalucía y Valencia, regiones donde los caracoles se han recolectado de forma silvestre durante mucho tiempo y son un ingrediente básico en la cocina tradicional».

Desde mejillones a caldo

Y si los caracoles ocupan el sexto puesto de este ránking, en el doce se ubica una comida omnipresente en las cocinas de muchos de los locales de hostelería de Pontevedra: los mejillones a la vinagreta. «Son un plato tradicional español originario de Galicia. Se preparan con una combinación de mejillones locales, vinagre de vino tinto, aceite de oliva, pimientos verdes y rojos, cebollas y sal. Los mejillones se cuecen al vapor hasta que se abren las conchas, se escurren y se enfrían», precisan recomendando acompañarlos con una cerveza.

PEPA LOSADA

El conejo es otro de los platos que tampoco parece calar entre los extranjeros, lo que podría explicar que al ajillo se sitúe en el puesto treinta del ránking, mientras que acompañado de arroz está en el 33. Dos escalafones por debajo, en el 35, se encuentra uno de los buques enseña de la gastronomía pontevedresa y, por extensión, gallega: el lacón con grelos, del que dicen que «es uno de los platos de carne gallegos más famosos, elaborado con grelos y codillo de jamón como ingredientes principales (...). Este contundente plato de carne se suele preparar y consumir durante el invierno».

Cerca de la mitad de la lista, en el puesto 51, se encuentran los cachelos. Así, a secas. Sin compañía de ningún tipo, aunque matizan que se «suelen servir con carne a la parrilla, platos de pescado y polbo á feira».

MARTINA MISER

Justo por debajo, en el 52, otro plato emblemático pontevedrés. Y es que no se puede definir de otra manera a la merluza a la gallega, mientas que en el 60 encontramos el caldo gallego, plato que «tiene orígenes humildes y se asocia principalmente a los agricultores españoles que vivían de sus propios productos y lo servían en cuencos de barro tradicionales conocidos como cuncas. El caldo gallego se suele consumir en los meses más fríos porque siempre se sirve muy caliente». Desde este portal matizan, eso sí, que «se cree que la sopa sabe aún mejor cuando se recalienta al día siguiente».

Otras propuestas culinarias

Bueno y que decir del arroz con huevo, «humilde plato [que] solía llamarse comida de pobre, pero hoy lo disfrutan personas de todas las clases socioeconómicas (...). Se recomienda cubrir el arroz con huevo con un poco de queso recién rallado y perejil finamente picado». Se sitúa en el peldaño 70 del escalafón.

Ocho puestos por detrás, un plato que, si bien no es eminentemente pontevedrés, sí que es relativamente fácil encontrarlo en determinados establecimientos de hostelería, las berenjenas rellenas.

Y si hablamos de postres

Los postres también tienen su espacio, aunque no lo pareciera, en este ránking, de tal modo que no solo a los extranjeros no les convencen los hojaldres de Astorga (10), sino que tampoco parece sentirse atraídos por las mantecadas de Astorga (25), por poner dos ejemplos, más o menos, cercanos geográficamente a Galicia.

PRADERO

Pero, eso sí, si hablamos de la despensa de Pontevedra, aquí están los que son más fáciles de encontrar en las cartas de muchos negocios de hostelería de la provincia. A fin de cuentas, quien no ha caído alguna vez en la tentación del melocotón en almíbar (puesto 39) o en la del membrillo (mejor acompañado de queso tetilla que solo, todo hay que decirlo), que se ubica en el peldaño 72, mientras que el tocinito de cielo y los almendrados son más apreciados al colocarse en la cola de un listado, en el el 95 y 96, que cierran las patatas a la riojana.

Otros postres de temporada, eso sí, que no calan entre los extranjeros son el roscón de Reyes (58) y el turrón (71), como tampoco lo hace el pan, ojo, de barra, que lo relegan al 76 del ránking. «En Madrid, el pan se distinguía por tener una textura más densa, mientras que el que se preparaba en Galicia tendía a ser más ligero y esponjoso. Este pan se consume en toda España y es la opción más popular para hacer bocadillos españoles, unos deliciosos bocadillos que son básicos en la cocina española», aclaran desde Taste Atlas.

Metodología

De Taste Atlas dejan claro que sus ránkings «se basan en las valoraciones de la audiencia de Taste Atlas, con una serie de mecanismos que reconocen a los usuarios reales y que ignoran las valoraciones de bots, nacionalistas o patrióticas locales», al tiempo que «dan un valor adicional a las valoraciones de los usuarios que el sistema reconoce como conocedores». En el caso de las 100 peores comidas españolas valoradas hasta el 19 de junio de 2024 se registraron 17.390 valoraciones, de las cuales 13.859 fueron reconocidas por el sistema como legítimas.

Ana Garcia

En todo caso, remarcan que estos listados «no deben verse como la conclusión global final sobre la comida. Su propósito es promover excelentes alimentos locales, infundir orgullo por los platos tradicionales y despertar la curiosidad por platos que no has probado».