La Guardia Civil aborda con el Colegio de Médicos de Pontevedra los ataques y amenazas al personal sanitario

Alfredo López Penide
L. Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

GUARDIA CIVIL

Los facultativos disponen del botón SOS para comunicarse directamente con la Comandancia

03 nov 2023 . Actualizado a las 20:13 h.

Días atrás, el presidente y el secretario del Colegio Provincial de Médicos mantuvieron una reunión con el coronel y el teniente coronel jefe de operaciones de la Guardia Civil para intercambiar información y ponerse al día «en relación a las agresiones y amenazas de diferente índole al personal sanitario». De este modo, se busca «aunar esfuerzos y aumentar la protección» de este colectivo.

Desde la Comandancia precisaron que, «además de los servicios de las patrullas de seguridad ciudadana que se realizan en torno a los centros de salud y las entrevistas periódicas que se producen entre la Guardia Civil y el colectivo sanitario, esta reunión pone en valor y recuerda el uso por colectivos vulnerables de la app AlertCops», que ha impulsado la Secretaría de Estado de Seguridad. A este respecto, destacaron que «esta aplicación, que la puede usar cualquier ciudadano una vez descargada en su móvil, permite comunicarse con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en tiempo real de manera directa inmediata y sencilla».

GUARDIA CIVIL

Además, la aplicación dispone del botón SOS destinado a colectivos vulnerables, «actualmente víctimas de violencia de género y personal sanitario». Esto posibilita que cualquier integrante de este colectivo, que se haya identificado previamente como perteneciente al mismo, pueda enviar una alerta urgente a la Central Operativa Compleja de la Comandancia de Pontevedra pulsando repetidamente cinco veces en menos de seis segundos el botón en el móvil «sin necesidad de acceder a la app».

De este forma, el audio grabado puede ser escuchado en la central de la Guardia Civil posibilitando que se movilice de «forma inmediata la patrulla más cercana al lugar donde se encuentra el sanitario amenazado o agredido, ya sea en su centro de trabajo, o en cualquier otro lugar donde se encuentre desplazado».