Pontevedra elimina elementos de «feísmo institucional» de las calles del centro urbano

Serxio Barral Álvarez
Serxio Barral PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

La valla de la obra de Echegaray fue retirada esta semana, tres años y medio después del remate de los trabajos
La valla de la obra de Echegaray fue retirada esta semana, tres años y medio después del remate de los trabajos Capotillo

Retiradas cabinas telefónicas y vallas de obras caducadas

03 sep 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Poco antes del confinamiento obligado por la pandemia, en febrero del 2020, remataron las obras de reforma urbana de la calle Echegaray, que permitieron tanto la renovación de servicios subterráneos como una nueva estética en superficie, con ampliación de aceras, reordenación del estacionamiento... Hace, pues, tres años y medio, los vecinos y comerciantes de la zona se felicitaban por la finalización de los trabajos. Pero hasta hace apenas unos días una valla publicitaria seguía anunciando las obras de renovación de servicios, valoradas en 694.000 euros. Estaba situada en un pequeño jardín junto al ambulatorio, en la esquina de Echegaray con Alameda y el gobierno local no ordenó su retirada hasta hace unas semanas pese a los tres años transcurridos desde el remate de los trabajos.

Esa valla, al igual que otras muchas repartidas por la ciudad o cabinas telefónicas en desuso forman parte de lo que podría llamarse feísmo institucional, ya que está provocado por Administraciones o instituciones. El alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores (BNG), dio orden de atajarlo en este arranque del mandato, y ya se ha actuado en varios puntos.

«Trátase de deixar a cidade en estado de revista o espazo público da cidade, tal e como indicamos desde o primeiro día deste mandato», explica Lores, que este mismo viernes dio cuenta de la retirada de la valla de las obras de Echegaray y de otras similares, también anunciando proyectos públicos ya ejecutados en Gonzalo Gallas, Josefina Arruti o en la Avenida de la Estación.

Lores subrayó que si se trata de obras financiadas con fondos europeos, las vallas tienen que permanecer durante un tiempo una vez rematados los trabajos. Pero reconoció que el caso de Echegaray era exagerado.

Cabinas

Además de estas y otras vallas, en las últimas semanas se actuó también en las cabinas telefónicas sin uso en el centro de la ciudad. El Concello ya logró que Telefónica retirara de las calles del centro una veintena de cabinas. También se retiraron algunas de la compañía de telecomunicaciones R, pero no todas las que hay en la ciudad. Las que queda son puntos de acceso de internet o repetidores, por lo que su eliminación es compleja, ya que podrían causar deficiencias en el servicio de los clientes de esta compañía. En este caso, se trabaja para sustituirlas por elementos estéticos más acordes con el modelo urbano.