Regresan a Pontevedra los últimos militares de la Brilat desplegados en Mali

Alfredo López Penide
López Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

Debido a las condiciones meteorológicas el avión aterrizó en Santiago en lugar de hacerlo en Vigo

30 nov 2022 . Actualizado a las 23:11 h.

A última hora de la tarde de este miércoles, los últimos militares de la Brilat de Pontevedra desplegados desde hace seis meses en Mali regresaron a casa para, de este modo, poder pasar la Navidad en compañía de sus seres queridos. En este último vuelo, viajaron 220 militares, 56 de los cuales se bajaron en Lavacolla, mientras el resto continúo viaje.

Fue un regreso algo accidentado. Y es que, inicialmente, el vuelo tenía previsto aterrizar en el aeropuerto vigués de Peinador, pero, en un primer momento, se anunció que su llegada se retrasaba. No fue la única contrariedad, ya que posteriormente las malas condiciones meteorológicas hicieron que fuese desviado a Santiago de Compostela, donde se vivieron intensas escenas de emoción protagonizadas por los familiares y allegados que anhelaban reencontrarse con los soldados.

Con esta segunda rotación concluyo el repliegue del contingente de la brigada pontevedresa y finalizan una misión que comenzó el pasado mayo, seis meses atrás, como integrantes de la la operación European Union Training Mission EUTM Mali XX, misión que se realizó en el marco de la Unión Europea. La columna vertebral de las tropas desplazadas al país africano se constituyó sobre la base del Grupo de Caballería Santiago, perteneciente al Regimiento de Caballería Farnesio 12, que aportó 130 efectivos, y al que se sumarán militares procedentes de otras unidades de la Brilat de Pontevedra.

«En este contingente se integra personal del Regimiento Isabel la Católica 29 —una unidad tipo Compañía del Batallón Zamora I/29— que este año celebra su 150 aniversario de creación», así como militares del Grupo Logístico, del Batallón de Cuartel General y del Grupo de Artillería, precisaron en su día desde la brigada. De este modo, la Brilat sumó cerca de 350 militares de los seiscientos que las Fuerzas Armadas desplazó a Mali, entre ellos 125 soldados de Infantería de Marina y de otras unidades del Ejército de Tierra.

Fue una misión especial. Y es que, por primera vez desde que la Brilat participa en las misiones internacionales, un contingente conformado por tropas de esta unidad relevó a otro procedente de la misma brigada.

En cuanto a la misión en sí. fue la de contribuir a la mejora de la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas malienses y dar apoyo a la estructura del Sahel frente a la amenaza yihadista.