Toros, chiringuitos y Tambo

PONTEVEDRA

Antigua cafetería de la Praza da Liberdade, en Pontevedra, que será cedida  por el Concello a la Federación Castelao
Antigua cafetería de la Praza da Liberdade, en Pontevedra, que será cedida por el Concello a la Federación Castelao MARIA ARAGON

Semana marcada por el desmarque taurino de Rafa Domínguez, el «regalo» del Concello a la Federación de Asociaciones de Vecinos Castelao y la apertura de visitas a la isla

14 ago 2022 . Actualizado a las 12:05 h.

Antes de que Carmen Salinero proclamase ayer la vuelta a la bendita normalidad de las Fiestas de la Peregrina después de dos años de restricciones y pandemia, Rafa Domínguez aderezó el inicio de la Semana Grande, a través de una jugosa comparecencia informativa, realizada 48 horas antes. Seguramente el jefe de la oposición municipal no esperaba que sus palabras sobre los toros y las fiestas tuviesen el eco que adquirieron en los medios de comunicación.

Qué el candidato a la alcaldía de la ciudad y alto cargo político del Partido Popular deje dicho que los vecinos de Pontevedra no le verán en los toros, es todo un mensaje en clave de inmediato futuro, horizonte mayo 2023. Una manera de neutralizar el discurso antitaurino de Miguel Fernández Lores y del PSOE. Aunque la tozuda realidad acredita que durante todos estos años BNG y socialistas se instalaron en el cinismo. Renegando de los toros, pero renovando el convenio con la empresa de los hermanos Lozano, para darles cerca de 40.000 euros anuales de subvención, utilizando la coartada de la Feira Franca. Por cierto, un evento inventado por Luis Bará que ha funcionado a las mil maravillas y que el alcaldable del PP aprovechó para garantizar que respetará y potenciará si gobierna.

Pero volviendo al debate taurino, cuando Domínguez deja dicho que «fui una vez a los toros con 15 años y me juré que nunca más volvería», pero agrega que respeta «a los que van a la plaza», lanza un doble mensaje. Un guiño a la creciente corriente de opinión animalista y antitaurina que se percibe en Pontevedra en los últimos años, pero también otro a quienes sí gustan de ese espectáculo y vienen al coso de San Roque, generando una evidente repercusión económica en la ciudad. Es decir que, con matices, Rafa tampoco se aleja tanto de Lores y del PSOE, aunque sí le diferencia la franqueza de decirlo públicamente frente a la opacidad de nacionalistas y socialistas, instalados desde hace años en un discurso maniqueo.