Un verano de llenazo y sequía

PONTEVEDRA

Los lavapiés de las playas de Sanxenxo, en la imagen la de Silgar, no tienen agua como medida de ahorro ante la sequía
Los lavapiés de las playas de Sanxenxo, en la imagen la de Silgar, no tienen agua como medida de ahorro ante la sequía CAPOTILLO

Los concellos y la Xunta intentarán retrasar la aplicación de mayores restricciones de agua a la población para no chafar el negocio turístico

31 jul 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Difícilmente cabía imaginarnos que este verano del 2022 que vislumbra un excelente resultado económico gracias al sector turístico y hostelero, se vería inesperadamente amenazado por los posibles efectos de la sequía que ha mermado, de modo alarmante, el caudal del río Lérez. En la misma semana en que Pontevedra y municipios aledaños que se abastecen del Lérez han comenzado a aplicar las primeras restricciones, es justo cuando acabamos de conocer los excelentes datos de ocupación con los que concluye el mes de julio. Y ya nos frotamos las manos con la previsión para agosto de la que informaba Diputación Provincial.

Por eso, resulta muy inquietante imaginar que, en cuestión de días, se puedan aplicar más restricciones en el suministro de agua. Tanto en la capital de la provincia como en Sanxenxo, Poio, Marín o Bueu. Cinco de los municipios punteros en términos turísticos de toda la provincia, con un 78 % de ocupación de los alojamientos lo que se traduce en miles y miles de visitantes, entre turistas y peregrinos.

Sanxenxo

De entre ellos, es obvio preocuparse de modo especial por el impacto que pudieran tener las actuales y futuras restricciones en Sanxenxo. No tanto por su condición de «joya de la corona» y estandarte publicitario del destino Rías Baixas, como también por convertirse, durante estas semanas, en el tercer municipio de Galicia más poblado, con 120.000 personas, solo superado por Vigo y A Coruña. Sanxenxo tiene que dar de beber y abastecer de agua a todo ese gentío, por lo que necesita imperiosamente garantizar el suministro que, por un lado, Pontevedra, y de otro, la Mancomunidad del Umia, le proporcionan.