Veintiuna víctimas, señor presidente

PONTEVEDRA

Labores de búsqueda de la tripulación del Villa de Pitanxo
Labores de búsqueda de la tripulación del Villa de Pitanxo

Las familias, con el apoyo de los concellos, la Xunta y la opinión pública gallega, lamentan la gestión de esta crisis por el Gobierno central

20 feb 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El presidente Pedro Sánchez y el Gobierno de España han tardado en reaccionar adecuadamente ante las señales de malestar, indignación y frustración expresadas por los familiares de las veintiuna víctimas de la tragedia del Villa de Pitanxo. El cabreo de estas familias es el que sentimos miles de ciudadanos gallegos con cómo el gobierno central ha venido gestionando este asunto. Mal y con una insensibilidad irritante. Al menos hasta el viernes, cuando la presión de las familias; de los concellos de los que eran vecinos los tripulantes; de la Xunta y de los medios de comunicación han vehiculizado el malestar social surgido y forzado ese golpe de timón del Gobierno.. La Voz de Galicia se ha volcado desde el mismo martes 15 con un tratamiento preferencial e intensivo a este siniestro.

Ese giro comenzó a evidenciarse en las declaraciones de ministros y del propio presidente. Y en decisiones como la de mandar una aeronave militar para repatriar a los supervivientes y los cadáveres recuperados.

Más de 50.000 firmas

Un indicativo irrefutable del enorme malestar originado por la actuación del Gobierno y con la conformidad inicial con la que aceptaba que Canadá hubiera suspendido los rastreos en aguas de Terranova al cabo de solo 37 horas de búsqueda, es la respuesta que tiene la campaña de recogida de firmas lanzada a través de la plataforma Change.org por Lucía de Pazo. Es una de las hijas del maquinista del pesquero hundido. Lo hace en nombre propio y de las familias de las demás víctimas. Pues bien, prácticamente el viernes, primer día de recogida de adhesiones a la campaña bajo el epígrafe «Reactiven la búsqueda de los tripulantes desaparecidos en el Villa de Pitanxo ¡ya!», habían reunido casi 50.000 firmas, listón que ayer sábado superaban holgadamente.