Cuatro terremotos seguidos, uno de 4,6 de magnitud, sacuden media Galicia

María Hermida / Fran Brea / A. Gerpe / Toni Longueira PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

Imagen con los puntos en los que se registraron los dos seísmos que se produjeron este jueves
Imagen con los puntos en los que se registraron los dos seísmos que se produjeron este jueves IGN

Hay numerosos testimonios de personas que sintieron temblar las paredes o notaron que se movían los muebles en Pontevedra y Vilagarcía. También se notó en Barbanza, Carballo, Santiago y zonas de Vigo

27 ene 2022 . Actualizado a las 20:53 h.

La tierra ha temblado a primera hora de la tarde en media Galicia. El reloj marcaba las 14.57 horas de hoy, jueves, cuando un primer terremoto de 3,7 de magnitud en la escala Richter sacudió las rías. Además, cuando a muchos todavía no se les había pasado el susto o no habían asimilado ese primer temblor, llegó otro más grande, de 4,6 de magnitud, a las 15.44 horas. Este segundo fue mucho más perceptible y, en cuestión de minutos, las redes sociales se llenaban de comentarios de vecinos preguntándose qué había sucedido. Hay testimonios por doquier de ciudadanos que sintieron mover los muebles o notaron cómo temblaban las paredes en Pontevedra y Vilagarcía, por poner dos ejemplos. También se sintió en la comarca de Barbanza o incluso en Santiago. En realidad, sus consecuencias se notaron en toda la franja atlántica, desde A Guarda hasta Ferrol. Y no se quedó ahí, pues también hay referencias del seísmo —constatadas por el Instituto Geográfico Nacional (IGN)— en ciudades de Ourense y Lugo, o concellos como O Carballiño y Monforte de Lemos. Posteriormente llegaron otras dos réplicas, una de 1,9 a las 15.55, y otra de 2,5 a las 15.58 horas.

El terremoto se dejó notar en tierra también en los concellos de Barbanza. En Corrubedo, Rodrigo Fresco, comenta que estaban acabando de comer cuando «empezou a tremer todo». «Mirei para fóra pensando que era un camión, pero vin que non pasara ningún», asegura Rodrigo, que vive en la carretera que conduce al faro de Corrubedo. Inmediatamente consultó en la página del Instituto Geográfico Nacional y notificó que sí había detectado el estremecimiento de la tierra. En otra vivienda de Muros, la situación fue similar. Sentado en el sofá, Manuel Candamo percibió sin lugar a dudas que el suelo vibraba. Contactó por un grupo de WhatsApp al que está adherido para saber si alguien más había percibido algo y una lluvia de mensajes procedentes de lugares tan dispares como Santa Comba o Cee certificaban que también lo habían detectado. 

Rápidamente se extendió la noticia. En Boiro, Dani Gestoso figura entre quienes tuvieron claro desde el primer instante de que se trataba de un movimiento de tierra. También en A Pobra do Caramiñal o Rianxo comenzaron a surgir comentarios sobre lo sucedido.