El Arousa suma y sigue en Luanco: segunda victoria y portería a cero (0-2)

Nieves D. Amil
NIeves D. Amil PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

ADRIÁN BAÚLDE

Los de Jorge Otero se sobrepusieron a las lesiones de Róber y Álex Cobo en el partido ante el Marino de Luanco

12 sep 2021 . Actualizado a las 20:42 h.

El Arousa jugaba fuera de Galicia por primera vez después de 27 años. En Luanco comenzó su reconquista particular del fútbol nacional. Era su primer desplazamiento en este regreso a la Segunda RFEF y a pesar de los contratiempos supo salir victorioso. La vuelta de Javi Rey después de perderse el primer partido contra el Arenteiro fue una de las mejores noticias para Jorge Otero. El capitán del equipo dejó atrás sus problemas físicos y dio su mejor versión con el primer gol ante el Marino de Luanco. Pero antes de llegar hasta ahí, ambos equipos pelearon los 90 minutos por la victoria, los locales la necesitaban para sumar sus primeros puntos y los arousanos, para seguir soñando.

Ambos equipos tuvieron unos primeros minutos de reconocimiento. Ninguno arriesgó sobre el terreno de juego a la espera de ver cómo reaccionaba el rival. En cuanto se tomaron la medida, el partido se convirtió en un toma y daca con jugadas largas que buscan la portería. Y en una de ellas, llegó el primer infortunio para los de Jorge Otero con la lesión de Róber. En una acción fortuita, el jugador acabó tendido en el suelo. Tras más de tres minutos de atención sanitaria, el jugador tuvo que salir del campo aupado por sus compañeros por una lesión en la rodilla. Su salida dio entrada a Julio Rey, quien metió marcha al equipo.

La defensa tuvo que aplicarse para sacar un centro de Cotilla que puso nervioso al portero local. La jugada acabó en córner. Un saque al primer palo generó confusión dentro del área y aunque los jugadores arlequinados pidieron penalti, el árbitro dejó seguir la jugada. Unos minutos después llegaría la segunda desgracia para el Arousa con la lesión de Álex Cobo. El portero arousano salvó la primera gran ocasión de los locales tras parar un disparo de Diego Díaz desde la frontal del área, pero tuvo que ser retirado del campo por sus compañeros. Una lesión en la rodilla volvía a obligar a Jorge Otero a agotar un cambio. Manu Táboas asumió los mandos bajo palos.