La ejecución de un fallo desfavorable a Ence se retrasaría si hay reubicación

Marcos Gago Otero
marcos gago PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

Ministerio y Concello pactan no instar el cierre inmediato de la fábrica vinculado a un proyecto firme de traslado

11 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Casi todo en la segunda mesa de negociación de Ence giró ayer en torno a la decisión que pueda adoptar el Tribunal Supremo ante el recurso en casación anunciado por la empresa a la sentencia de la Audiencia Nacional que anuló la prórroga de la concesión de Costas en Lourizán. Tras una reunión de más de dos horas, a la que asistió representación de todas las partes, aunque no estuvieron ni la ministra Teresa Ribera, ni el presidente de Ence, Ignacio de Colmenares, se fueron despejando algunos asuntos, que se plasmaron en declaraciones públicas.

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, lo explicó de la siguiente manera. Si el Supremo revocase la anulación de la prórroga, todo quedaría como estaba antes de la sentencia y Ence tendría en vigor su concesión. No obstante, Morán cree que las decisiones de la Justicia sobre situaciones parecidas confirmarán la posición de la Audiencia Nacional. Desde la Administración estatal, así como desde el Concello de Pontevedra -uno de los tres recurrentes junto con Greenpeace y la APDR- se atendió una de las peticiones de los trabajadores, en el caso de que el Supremo sí ratificase la sentencia de la Audiencia Nacional. Ni Madrid ni el Concello de Pontevedra instarán la ejecución inmediata de la resolución, dando un margen de tiempo -«prudencial», sostuvo el alcalde Miguel Anxo Fernández Lores- para que no se paralizase la producción mientras la compañía pusiese en marcha el traslado. En otras palabras, no se instaría el cierre inmediato de Lourizán siempre que Ence impulsase un proyecto serio de reubicación. «La voluntad que ha manifestado el alcalde es no instar una ejecución inmediata de la sentencia sino que sea posible habilitar un procedimiento para la ejecución de la misma que vaya vinculado a un compromiso de ubicación», apuntó Morán. Devuelven así la pelota a la cancha de la pastera.

Los trabajadores se mostraron satisfechos con este asunto y así lo expusieron al comparecer ante la prensa al término de la reunión. Eso sí, admiten que tendrán que convencer a Ence. «Agora o que temos que buscar é o compromiso da empresa para que manteña a produción mentres non teñamos esa solución», indicó el presidente del comité de la fábrica, José Antonio Lafuente.