El Estado insiste en reubicar Ence en Galicia y la pastera se reafirma en que «non atopa» terrenos adecuados

La Voz PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

El secretario de Medio Ambiente asegura que es inviable modificar la legislación para «burlar» la sentencia que anuló la prórroga de la concesión de Pontevedra

10 sep 2021 . Actualizado a las 21:50 h.

La segunda mesa de diálogo sobre Ence, celebrada esta mañana en Pontevedra, acabó con las posiciones igualmente enfrentadas, pero con algunos puntos clarificados. No hubo un acercamiento entre las dos posturas, pero sí que se pusieron sobre la mesa algunos aspectos relevantes. Por un lado, importaba, y mucho, saber qué posiciones tienen ahora el Gobierno central y la empresa sobre el conflicto, a dos meses de la sentencia de la Audiencia Nacional que anuló la prórroga de la concesión de Costas.

Por otra parte, los comités de empresa de fábrica y de oficinas de Ence, así como los representantes de los sectores forestal y logístico y de las empresas auxiliares pidieron el compromiso a las Administraciones de que, en caso de una sentencia del Supremo desfavorable a la continuidad en Lourizán de la factoría, no se exigiese la ejecución inmediata de la resolución y eso diese un margen de tiempo para poner en marcha la alternativa industrial que garantizase los puestos de trabajo. Tanto el Estado como el Concello admitieron esta petición, con el condicionante de que no exigir la ejecución inmediata de una sentencia del Supremo negativa a Ence tendría que estar ligado a un proyecto de la empresa para su reubicación, ya que de otra manera ni los denunciantes, ni los propios magistrados, aceptarían dar ese período de gracia. La mesa, sin otros acuerdos relevantes más allá de clarificar sus posiciones respectivas, se volverá a reunir en un plazo de entre dos y tres semanas. Es previsible que a esta cita, según la fecha elegida, sí pudiese estar presente la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que no asistió a la convocatoria de hoy en Pontevedra, al igual que no lo hizo el presidente de Ence, Ignacio de Colmenares. Ambos mandaron a sus representantes al encuentro.

Ence lo juega todo a la carta judicial

El director territorial de Ence en Galicia, Antonio Casal, insistió en que la baza de la compañía es el recurso en casación ante el Tribunal Supremo. No ven otra posibilidad para seguir en Galicia, ya que entienden que «non atopan» tras un exhaustivo informe especializado ningún terreno adecuado para una reubicación de la fábrica de Lourizán. «Non é un capricho, é unha cuestión absolutamente técnica». Es decir, la empresa va a poner todo su empeño en la vía judicial como la única abierta. Eso es arriesgar mucho, pero Casal también precisó que la otra alternativa es echar el cerrojo a la planta de Pontevedra, porque no hay dónde reubicarla. Si el Supremo no admite a trámite el recurso de casación, o falla en contra en el proceso judicial, solo quedará la clausura de la factoría. «A única solución é o peche, non hai outra», sostuvo antes de entrar en la reunión. Es lo mismo que expuso al salir. Ence tiene todavía está en plazo para presentar este recurso, un período que termina este mes. Si se admite a trámite el recurso, algo que se sabrá a lo largo de este otoño, el alto tribunal estatal tendrá uno o dos años antes de dar su fallo definitivo.