Varapalo, berrinche y rectificaciones

PONTEVEDRA

Un coche de la Policía Nacional, este sábado, controlando las terrazas de la plaza de Méndez Núñez de Pontevedra
Un coche de la Policía Nacional, este sábado, controlando las terrazas de la plaza de Méndez Núñez de Pontevedra CAPOTILLO

La Xunta corrigió por dos veces las restricciones durante esta semana, después del sofocón por el revés sufrido con el TSXG ante la estupefacción de la hostelería

22 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La Xunta de Galicia sigue a la deriva en la gestión de la pandemia. Un desnorte especialmente patente en esta quinta ola. Las decisiones van en zigzag, en aparente contradicción salvo por un común denominador: la permanente penalización del sector de hostelería.

Aunque los datos demostrasen hasta la saciedad que el disparo de los contagios entre finales de junio y hasta hace una semana, se gestó en el ocio y la movilidad de la gente más joven. Nunca en las terrazas de los establecimientos de hostelería que se han acreditado como lugares seguros. Tanto como los colegios e institutos durante el pasado curso escolar.

El dislate ha sido tal que las reuniones y alternativas de ocio en espacios privados han aumentado en la misma proporción que se apretaban las clavijas con restricciones de aforo y horarios que asfixian a la hostelería.