Atención primaria estresada

PONTEVEDRA

CAPOTILLO

Las características de la quinta ola, con las vacaciones y las consecuencias de una raquítica política de contratación, devienen en la situación actual que padecen profesionales y pacientes.

08 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La semana ha estado marcada por las protestas laborales del personal médico y de enfermería a las puertas de centros de salud y hospitales del área sanitaria denunciando la sobrecarga de trabajo que la atención primaria está padeciendo, que se produjeron al día siguiente del debate originado por la comparecencia ante el Parlamento Gallego del conselleiro de Sanidad, requerido por la oposición.

Que, en medio de la refriega parlamentaria, el conselleiro Julio Garcia Comesaña admitiese que la situación de la atención primaria es «preocupante» fue el reconocimiento tácito que se puede esperar de un cargo público, reconociendo la gravedad de la misma. Una situación que oposición y sindicatos no dudan en calificar, varios grados más arriba, como «crítica», consecuencia de un problema estructural, no coyuntural.

Ahora ocurre que por las características propias de esta quinta ola y por acontecer en pleno verano, se agudiza la evidencia, con la mezcla fatal de los turnos de vacaciones y la escasez de profesionales. Además, la vuelta gradual a la atención presencial, después de meses de despachar a los pacientes por teléfono, ha terminado de atascar los centros sanitarios. Y la propina es el flujo de población flotante que afortunadamente sigue eligiendo como destino Galicia pese a las restricciones. Pero que, en las localidades más turísticas, como Sanxenxo, desemboca en una extraordinaria presión asistencial como ocurre en el ambulatorio de Baltar que se ha puesto en el foco como referente del problema.