Un usuario de autocaravanas: «Con nosotros gana Pontevedra, porque, quieras o no, consumimos»

juan garcía, M.G. PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

Hugo, un viajero de Burgos, junto con su furgoneta en el área de autocaravanas de Pontevedra
Hugo, un viajero de Burgos, junto con su furgoneta en el área de autocaravanas de Pontevedra Juan García

El área creada para aparcamiento específico en la Boa Vila sigue recibiendo numerosos visitantes

02 ago 2021 . Actualizado a las 16:42 h.

Si hay algo que le gusta al ser humano es moverse. El verano, época que coincide con las vacaciones, es el momento perfecto para alejarse del hogar e ir a conocer nuevos lugares. Y una de las formas de turismo que no han parado de crecer en los últimos años es el de autocaravanas. Según datos de la Asociación Galega de Autocaravanas (AGA), hasta el año 2020 esta manera de viajar crecía alrededor de un 40 % cada año, habiendo numerosas áreas de servicio por toda Galicia. Una de ellas es la de la ciudad de Pontevedra, que desde su apertura no ha parado de recibir nuevos visitantes.

Para Juan Miguel, un conductor que llegó a la ciudad desde Lérida, el turismo de autocaravana es su «modo habitual de hacer las vacaciones». En su viaje el ilerdense recorrió «toda la costa de Galicia y el último punto es Pontevedra. Dijeron que la zona era bonita, con un casco antiguo muy chulo y que había un sitio para aparcar por la ciudad». Juan Miguel quiso destacar como «las instalaciones están correctas y bastante cerca de la ciudad y está muy bien». Eso sí, nada se libra de tener pegas ya que el ilerdense mencionó como al lugar le falta «un poco de sombra».

En el caso de Hugo y su pareja, la razón por la que escogieron Pontevedra como destino es algo peculiar. «Aquí yo vengo mucho por trabajo, tengo amigos y me apetecía hacer un viaje extraoficial», reveló el turista. Llegaron desde Burgos y no perdieron la oportunidad de hacer algún alto en el viaje. «Vinimos parando por Asturias, es lo bueno que tiene esta forma de viajar, que puedes ir parando por sitios durante el camino». A la pareja el área les ha parecido «fantástica, está cerca del centro, las plazas están niveladas y tenemos agua. Está muy bien, la verdad que ole por el Ayuntamiento», bromea.