«Repartimos mascarillas y la gente se desahoga, hacemos de psicólogos»

Cristina Barral Diéguez
cristina barral PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

Ángela Paz, presidenta de Asseii, en el local de la asociación en Benito Corbal, con las cajas de mascarillas que están repartiendo
Ángela Paz, presidenta de Asseii, en el local de la asociación en Benito Corbal, con las cajas de mascarillas que están repartiendo Pablo Fariña

Asseii distribuye en Pontevedra 5.600 FFP2 entre socios con enfermedades intestinales

24 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Proteger contra el covid a sus socios, afectados por enfermedades inflamatorias intestinales, y ayudar económicamente a sus familias. Es el doble objetivo que persigue la junta directiva de la Asociación Socio Sanitaria Educativa Inflamatoria Intestinal y Ostomizados (Asseii) con un reparto masivo de mascarillas FFP2. Su presidenta, Ángela Paz, y otros miembros del colectivo llevan varios días organizado la logística en el local que tienen en el edificio de la Xunta en Benito Corbal.

Allí, entre cajas y cajas de mascarillas, cuenta la presidenta cómo surgió esta iniciativa, que ya habían llevado a cabo el pasado mes de octubre. Entonces las máscaras se entregaban en las casas de los socios de Asseii. «Nos convertimos en una especie de rastreadores y fuimos a casas de Pontevedra, Marín y Vilagarcía. La gente está agobiada y nos recibían con alegría porque tenían con quién hablar», decía en octubre Ángela Paz.

Aunque el proceso de vacunación contra el covid está en marcha y ya alcanza a más de la mitad de la población del área sanitaria, la quinta ola golpea con refuerza, dejando atrás cifras que eran de récord. «Está habiendo muchos contagios y tenemos socios que por edad todavía no están vacunados. La gente se desahoga con nosotros, que hacemos un poco de psicólogos», dice. Por ello decidieron poner en marcha un segundo reparto de mascarillas FFP2, de mayor protección que las quirúrgicas y también más caras. Las financia Asseii con sus fondos y se entregarán casi 5.600. Han elegido una empresa gallega para contribuir con su grano de arena a la crisis económica.