Versiones contrapuestas en el juicio por la agresión al edil del BNG de Caldas

Cristina Barral Diéguez
c. barral CALDAS / LA VOZ

PONTEVEDRA

El concejal, a la derecha de la imagen, mantuvo su versión de la agresión en la vista oral
El concejal, a la derecha de la imagen, mantuvo su versión de la agresión en la vista oral POOLCAPOTILLO

El concejal Manuel Fariña reiteró su denuncia ante la Guardia Civil, mientras que el empresario Juan José Caamaño dijo que la caída fue accidental

16 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Con dos horas de retraso sobre el horario fijado, se celebró ayer en el Juzgado número 1 de Caldas de Reis la vista contra el empresario Juan José Caamaño Iglesias por una agresión al portavoz municipal del BNG de Caldas, Manuel Fariña Souto. Los hechos que quedaron vistos para sentencia ocurrieron hace más de un año, el 5 de marzo del 2020, en una parcela forestal de la parroquia de Saiar.

El concejal del Bloque se reiteró este martes en la denuncia que interpuso el mismo día de los hechos en el puesto de la Guardia Civil de Caldas. Manuel Fariña, que respondió a las preguntas del fiscal, de su abogado y del letrado de la acusación, vincula directamente la agresión a que unas jornadas antes había denunciado públicamente, en su labor como edil, la existencia de un vertedero ilegal de escombros y otros residuos en esos terrenos propiedad del empresario.

En la vista celebrada ayer solo declararon denunciante y denunciado. El empresario ofreció una versión bien distinta de lo que pasó aquella mañana del 5 de marzo del 2020 en la parcela de Saiar y sostuvo que él no agredió en ningún momento a Manuel Fariña, sino que fue este quien sufrió una caída accidental. Para la representación legal del portavoz municipal del BNG de Caldas esa tesis no se sostiene y fue, además, desmontada por las pruebas. Entre ellas están el parte médico del hospital Montecelo, donde fue atendido Manuel Fariña, y una grabación que el propio concejal hizo con su teléfono móvil al ver que la situación se tensaba y se ponía fea. Esa grabación se admitió como prueba y fue escuchada en la sala.

Concluido el juicio, Manuel Fariña afirmó que lo que busca con la denuncia es que se haga justicia, más que una indemnización. «Sexa cal sexa a sentenza nós entendemos que é un delito máis grave que unha falta de lesións porque eu sufrín un ataque polo feito de ser concelleiro e de denunciar e defender o medio ambiente e aos veciños», comentó a la salida del juzgado. Algo, dijo, que va a seguir haciendo.

En su día, Manuel Fariña había recibido el apoyo público del alcalde de Caldas, Juan Manuel Rey (PSOE), quien condenó en su nombre y en el de la corporación municipal la agresión. El regidor socialista denunció entonces un hecho que calificó de «moi grave» y «totalmente fóra de lugar nunha sociedade democrática e civilizada».