Núñez Feijoo promociona el comercio de proximidad en Pontevedra: «Presidente, ¡llévese este bañador de manzanas!»

Nieves D. Amil
NIeves D. Amil PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

Ramón Leiro

El presidente de la Xunta recorrió una de las calles comerciales de Pontevedra para promocionar el Bono activa comercio, que ha llegado a más de 110.000 consumidores

26 may 2021 . Actualizado a las 21:51 h.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, arrancó la semana de compras. A las once de la mañana de este lunes, acompañado del conselleiro de Economía, Francisco Conde, inició una ruta por la céntrica calle Oliva de Pontevedra. Desde la plaza de San José hasta A Peregrina, se paró con los vecinos y comerciantes para promocionar el Bono activa comercio, que solo en la ciudad se ha descargado ya tres mil veces de los 35.000 que se gestionaron hasta ahora en toda la provincia.

En los escasos cien metros de paseo que hizo la comitiva popular por el centro de Pontevedra, el presidente se paró y saludó a los vecinos, algunos de ellos se levantaron de las terrazas para aplaudir la gestión de la pandemia. Agradeció las muestras de cariño y animó a consumir en el comercio local. «Hay que empezar con humor la semana», le dijo el presidente a Fátima Ares y Sonsoles López, dependientas de la tienda de moda Quomo, una de las que visitó Núñez Feijoo y en la que se interesó por alguna de sus prendas. «Presidente, llévese este bañador de manzanas o estos chinos, que hacen un culito maravilloso», comentó una de las trabajadoras, que entre risas, también ofreció una camiseta de Popeye al presidente, que se tomó con mucho humor todas las ofertas. Fue una de las primeras paradas del líder popular, que se interesó en cada establecimiento por saber cómo está resultando el Bono activa comercio, que lanzó la Xunta para reactivar el comercio local tras meses de restricciones.

La responsable de Pedestal, Charo Castro, reconoció tras la visita del presidente que está funcionando. «Tiene mucho tirón, menos una o dos ventas, el sábado todos los clientes usaron el bono», explicó la dueña de esta popular tienda de calzado infantil. En su visita a este establecimiento, el presidente viajó a su infancia y recordó que cuando él era niño sus abuelos tenían una tienda de ultramarinos en la que tuvo que echar una mano siempre que hacía falta, ya fuese vendiendo zapatos, alimentos o tabaco «porque tamén era un estanco». «Hai unha serie de tendas que forman parte da nosa infancia, ese comercio fai pobo e forma parte das nosas memorias. Esta rúa Oliva é un exemplo, e a memoria de Pontevedra, é unha actividade económica e social imprescindible», subrayó Núñez Feijoo, que pidió por un momento que se reflexionase sobre qué pasaría si no hubiese tiendas «e tivésemos que ir a grandes superficies». Recalcó, antes de hacer balance sobre el Bono comercio y después de parar en distintos negocios como Liberatta, Penélope Blanco, Ferse, Ópticas Martínez o Tito de la Peña, que «os «os baixos cheos de vida son os comercios e as tendas».

«Sen tendas, non hai barrios»

«Sen tendas de proximidade non hai barrios, sen eles as cidades pasarían a ser vilas fantasmas», apuntó el presidente, que explicó que su plan de comercio seguro fue uno de los primeros ejes de la política de recuperación, después fue buscar planes de reactivación para el sector y por último incentivar la compra, a través de vales descuento. «Estamos a falar dun programa que, cunha dotación de dez millóns de euros. Facilita descontos de 30 euros por consumidor, con fin de animar a mercar produtos de proximidade», subrayó Núñez Feijoo, sobre un sector que supone el 12 % del PIB en Galicia.

El Bono activa comercio ha llegado ya a 110.000 consumidores en toda Galicia, de los que el 30 % se emplearon en tiendas textiles, seguido de librerías, peluquerías, ópticas y droguerías. Todavía se puede descargar.