Un enchufe «solidario» para conductores de coches eléctricos

CAROLINA SERTAL PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

Francisco Vidal pone el enchufe de su casa al servicio de otros conductores de forma gratuita.
Francisco Vidal pone el enchufe de su casa al servicio de otros conductores de forma gratuita. CAPOTILLO

Un pontevedrés ofrece gratis su punto de recarga para que «no se queden tirados»

20 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

No emiten gases contaminantes a la atmósfera, el coste por kilómetro es menor, al igual que su mantenimiento, y su conducción es más «relajante» debido a la ausencia de un motor de combustión que genera ruido y vibraciones.

Los coches eléctricos tienen muchas ventajas y cada vez van ganando más terreno en términos de ventas, pero lo cierto es que no todas las ciudades están adaptadas a este tipo de vehículos, y entre ellas Pontevedra, que en la actualidad no dispone de una red pública de puntos de carga.

Francisco Vidal sabe por experiencia propia lo complicado que puede llegar a ser en ocasiones encontrar un punto de corriente y es por esto que, desde el pasado mes de septiembre, ofrece a los conductores de este tipo de vehículos el enchufe que tiene instalado en su propia casa.

De forma totalmente gratuita y para emergencias, este pontevedrés explica que no tiene inconveniente en compartir con otros usuarios de coches eléctricos su punto de carga, ya que afirma que «las personas que contactan conmigo realmente lo hacen por necesidad, porque si no se quedarían tirados. A mí no me cuesta nada prestarles el enchufe y para ellos supone mucho».

Vidal, quien también conduce uno de estos automóviles y es el único particular que ofrece este servicio en la zona, pone de ejemplo una ocasión en la que estando en Málaga se vio obligado a «buscarse la vida» y desplazarse hasta Granada para recargar su Tesla, al no haber cargadores para el mismo en la urbe malagueña. Es por esto que empatiza con otros conductores como él, ya que sabe que a su paso por la ciudad capitalina apenas disponen de postes de carga.

En las últimas semanas, este vecino de Pontevedra ha prestado asistencia en su domicilio a varios usuarios de coches eléctricos procedentes de diferentes puntos de Galicia. Cuenta que en aproximadamente una hora y media, como mucho dos, los vehículos quedaron listos para continuar con su viaje: «Ese tiempo es suficiente para que dispongan de una autonomía de entre 40 o 50 kilómetros más», comenta Francisco Vidal.

¿Y cómo saben los usuarios que pueden contar con él para emergencias? Este pontevedrés ha registrado su domicilio en la aplicación Electromaps, gracias a la cual los conductores pueden consultar los puntos de recarga eléctrica disponibles en las ciudades españolas y así poder programar las paradas cuando viajan.

Demanda real

A la hora de preguntarle si hay una demanda real de este tipo de servicio, Francisco Vidal responde que sí y hace alusión a que a menudo lo llaman para recargar vehículos en su casa. De hecho, este pontevedrés se muestra muy crítico con que no exista una red de carga pública en la ciudad y lo considera «verdaderamente una faena».

Esta realidad también la corroboran desde la estación de servicio de Campelo, donde disponen de dos plazas reservadas para estos automóviles. En este caso la recarga tiene un coste de 0,45 céntimos por kilovatio y los empleados de la gasolinera indican que «vienen personas de distintos puntos de Galicia, sobre todo de Vigo y Ourense».

Por otra parte, indican que estos clientes «suelen ser habituales, prácticamente acuden las mismas personas de siempre, porque la mayor parte de la gente que utiliza estos vehículos ya tienen instalado en su casa los puntos de recarga eléctrica». A pesar de esto, desde la estación de servicio también apuntan que tienen detectado que «mucha gente viene a probar con vehículos de concesionarios».

Los usuarios de estos vehículos apenas disponen de postes de carga en Pontevedra

  

Se estima que en Pontevedra el 5% de las ventas de coches son protagonizadas por modelos híbridos enchufables y eléctricos, pero hasta la fecha no existe una red pública de carga para usuarios de este tipo de vehículos en la ciudad.

Realizando una radiografía del mapa de puntos de recarga eléctrica habilitados en la actualidad, los conductores de estos coches a su paso por Pontevedra se encontrarán con que solo podrán recargar sus automóviles en el párking Central y, desde hace escasas semanas, en el de Praza de España. Asimismo, existen otros puntos en la estación de servicio de Poio, en el centro comercial Carrefour, en los concesionarios de las afueras y en un par de negocios privados, que los ponen a disposición de sus clientes.

Desde el párking Central, el responsable explica que cuentan con tres plazas de «carga lenta». Dicho servicio es gratuito, pero los usuarios deberán abonar la tarifa del párking en función del tiempo que permanezcan en el aparcamiento.

En el caso de Praza de España, su encargado, Anxo Silva, señala que la instalación «es muy reciente, hasta el momento tan solo la ha utilizado un vehículo, y el objetivo es aportar un servicio nuevo a los clientes y un valor añadido».

En concreto, este aparcamiento de la ciudad consta con seis plazas destinadas a la recarga eléctrica y, al contrario que en el Central, esta sí tiene un coste de unos céntimos por kilovatio, aunque Silva indica que «la carga sale muy barata, menos de dos euros». Para hacer uso de este servicio, los clientes tan solo tienen que registrarse en la aplicación Telpark y activarlo.