Primeras inspecciones policiales en Pontevedra en furanchos sin detectar infracciones del protocolo covid

Los loureiros tienen las mismas obligaciones que la hostelería

Esta Semana Santa, la Policía Local intensificó la vigilancia sobre autocaravanas
Esta Semana Santa, la Policía Local intensificó la vigilancia sobre autocaravanas

Pontevedra / La Voz

El comienzo de la temporada de apertura de furanchos en la comarca de Pontevedra pilló a más de uno por sorpresa, lo que explica que, a modo de ejemplo, fueran decenas las llamadas que recibió la Policía Local de Poio en los últimos días alertando de que estos negocios estaban abiertos. De hecho, y en el caso de los operativos que desarrollan los cuerpos municipales para verificar el cumplimiento de la normativa anticovid en el sector de la hostelería, los agentes ya han llevado a cabo las primeras inspecciones en los loureiros dados de alta y que han comenzado su actividad.

Por los pronto, estas actuaciones policiales habrían puesto de manifiesto que los espacios que han abierto sus puertas están cumpliendo con la normativa sanitaria, lo que explica que, en el caso de Poio, no se haya tramitado denuncia alguna. Todo parece apuntar a que esta situación no es algo puntual, sino que es común al resto de concellos del entorno de la capital.

Pero, ¿qué restricciones sanitarias soportan los furanchos para poder retomar su actividad? En principio, y al margen de lo que establecen las normas autonómicas y municipales que regulan su funcionamiento, tienen que afrontar las mismas medidas que cualquier otro negocio de hostelería, confirmaron desde la Policía Local de Poio.

A mayores, solo podrán permanecer abiertos hasta las nueve de la noche, así como tendrán limitada su capacidad al 75 % en la zona de terraza y al 50 % en el interior, donde solo se permitirá que cuatro personas no convivientes compartan mesa -dos más en el caso de las terrazas-. De igual modo, no podrán prestar servicio en barra y los clientes solo podrán retirarse la mascarilla en el momento de consumir.

Denuncias de Semana Santa

Lo cierto, en todo caso, es que las inspecciones de la Policía Local no se detuvieron por Semana Santa en los concellos en los que se han dado de alta loureiros.

Así, en el de Poio, si bien no consta ninguna denuncia contra estos establecimientos, sí se tramitaron 21 sanciones en otros ámbitos durante el periodo festivo. Media docena de personas fueron multadas por participar en reuniones de no convivientes, otras tantas por saltarse el cierre perimetral, mientras que cuatro fue por no usar mascarilla. Además, se denunciaron administrativamente dos quemas, un positivo por alcoholemia, otra por tenencia de un arma blanca y una última por tenencia de hachís.

Además, otras nueve se tramitaron por la vía pena, tres de las cuales fueron por delitos circulatorios, dos por hurtos, y el resto por daños en vehículos, robo con fuerza y por falsificación de documentación oficial.

Por su parte, la Policía Autonómica tramitó veinte denuncias e identificó a 23 personas en los 53 operativos realizados en Barro, Marín, Poio, Pontevedra, Portas y Vilaboa, entre otros concellos de la provincia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Primeras inspecciones policiales en Pontevedra en furanchos sin detectar infracciones del protocolo covid