Alba Soutelo: «Hemos ofrecido otro cribado después de Semana Santa entre 18 y 64 años»

Cristina Barral Diéguez
cristina barral PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

Alba Soutelo, presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Pontevedra
Alba Soutelo, presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Pontevedra COFPO

La presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Pontevedra, repasa un programa en el que participaron casi 41.000 personas y que detectó 76 positivos

27 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Alba María Soutelo Soliño, titular de una farmacia en Vigo y presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Pontevedra, valora como muy positivo el cribado en saliva realizado en 381 boticas para detectar el SARS-CoV-2. También desvela que la entidad propuso a Sanidade un nuevo programa después de Semana Santa para personas de 18 a 64 años.

-¿Cómo valora el programa de cribado recién terminado?

-Ha sido una experiencia muy positiva y satisfactoria, con una gran implicación de los farmacéuticos, una gran acogida y participación de los ciudadanos y mucha repercusión mediática. Ayudar a los demás es muy gratificante y los farmacéuticos estamos muy contentos de haber participado en este programa de detección del virus SARS-CoV-2.

-Afloraron 76 positivos. ¿Cuál es su importancia?

-Se han incorporado 40.930 personas al cribado y se han detectado 76 positivos. Un 0,2 % puede parecer poco, pero no lo es dada la incidencia que hay actualmente y que se trata solo de personas asintomáticas. Las personas con síntomas fueron derivadas por los farmacéuticos a su médico y no se incorporaron al programa. Importancia tiene muchísima porque se han cortado 76 cadenas de transmisión y, además, porque gracias a este cribado se han detectado a otros positivos asintomáticos que eran contactos estrechos de algunas de esas personas y que, aunque no se contabilizan dentro del programa, se han detectado gracias a él.

-Las farmacias de Pontevedra fueron pioneras...

-Sí, así es. A finales de noviembre del 2020 acordamos con el conselleiro de Sanidade que participaríamos en este cribado como experiencia piloto y se empezó a diseñar el programa. Tardamos dos meses en empezar porque Sanidade tuvo que desarrollar una aplicación informática para poder llevarlo a cabo y abastecerse de tubos de recogida de muestra de saliva y de gradillas. A principios de febrero comenzamos y todavía hubo que pulir pequeños problemas que fueron apareciendo los primeros días. Un proyecto de este calibre tiene mucho trabajo organizativo detrás, aunque no se vea. Después de la primera semana todo funcionó perfectamente y ya se puede extender a toda Galicia con total garantía.

-¿Habrá nuevos cribados en las farmacias de Pontevedra?

-Hemos ofrecido a Sanidade iniciar otro cribado después de Semana Santa y sugerimos un rango de edad de entre 18 y 64 años porque hubo mucha demanda de personas más jóvenes de 40 años que no pudieron hacerse la prueba, pero la decisión la tiene que tomar Salud Pública. Por nuestra parte, la colaboración con la consellería en la lucha contra el covid-19 no se ha cerrado. Desde el inicio de la pandemia los farmacéuticos nos ofrecimos a colaborar en todo lo que fuera necesario y seguiremos ayudando en todo lo que podamos. Creo que en la situación que estamos viviendo desde hace un año es necesaria la ayuda de todos los ciudadanos y más la de los profesionales sanitarios.

-En Cambados se hizo un cribado poblacional. ¿Cómo resultó?

-El cribado poblacional intensivo fue un reto superado con creces por los farmacéuticos de Cambados. Salud Pública me comunicó un viernes que el lunes siguiente iban a empezar un cribado intensivo en Cambados y me ofreció que lo llevaran a cabo las cuatro farmacias que ya estaban participando en el programa de detección provincial. Hablé con los farmacéuticos de Cambados y, sin dudarlo, aceptaron.

Participaron 3.405 personas.

-Los expertos vaticinan una cuarta ola. ¿Usted qué cree?

-No soy experta, pero la experiencia que todos tenemos es que cada vez que se relajan las restricciones, una gran parte de las personas se comporta como si ya todo hubiera terminado y hubiésemos vuelto a la normalidad. En el puente de San José hubo exceso de movilidad y de encuentros entre no convivientes, y previsiblemente en Semana Santa también lo habrá y esto se traduce en contagios. Creo que después aumentará la incidencia.