El área sanitaria de Pontevedra podría dispensar hasta 30.000 vacunas a la semana

Serxio Barral Álvarez
Serxio Barral PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

La prueba con 1.700 personas citadas en una mañana en el recinto ferial fue un éxito

14 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Se trataba de comprobar si hay capacidad logística y operativa en Pontevedra para afrontar un plan de vacunación masiva, y el resultado fue más que positivo. El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, el gerente del área sanitaria Pontevedra-O Salnés, José Ramón Gómez, y el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, comprobaron de primera mano que el operativo desplegado en el recinto ferial para vacunar a 1.700 personas en una mañana funcionó como un reloj.

Tanto es así, que el gerente no tiene dudas: «Estamos vacinando entre dúas mil e catro mil persoas á semana, en función das doses que recibimos. Esta proba de hoxe é a primeira de vacinación masiva, e a conclusión é que temos capacidade para poder administrar 25.000 ou 30.000 vacinas á semana». Eso sí, siempre y cuando se reciban las dosis necesarias.

Según trasladó el Ministerio de Sanidad a la Xunta, Galicia espera recibir durante los meses de abril, mayo y junio del orden de 180.000 dosis semanales de vacunas, señaló García Comesaña. De alcanzarse esas de cifras, y sumando las personas que ya están vacunadas, el gerente cree que se estaría en disposición «de administrar a primeira dose a toda a poboación da área sanitaria de Pontevedra-O Salnés en dous meses o incluso menos».

Ayer se instalaron diez equipos de vacunación en el recinto ferial. El local, cedido por el Concello de Pontevedra al Sergas hasta finales de junio, tiene capacidad para acoger hasta el triple de puestos llegado el caso. García Comesaña alabó el operativo desplegado en Pontevedra, pues fue uno de los espacios más grandes de los habilitados ayer en las ciudades gallegas y dispone de amplia zona de estacionamiento en el exterior.

Las 1.700 personas citadas tenían que mostrar a la entrada código QR del mensaje que recibieron en el móvil citándoles para la jornada, y si no lo llevaban, el Sergas dispuso también de un equipo de informáticos que imprimían en papel el código personal de cada usuario.

Una de las claves del proceso de ayer era, según apuntó Gómez Fernández «identificar sen dúbida á cada persoa e rexistrar de forma automática a vacina que se lle inxecta, o lote e a referencia». De esta forma, si se diera el caso de que surge algún problema en el futuro con alguno de los lotes, se podría identificar de inmediato a las personas que lo recibieron. Pero en cualquier caso, el conselleiro de Sanidade subrayó que «as vacinas que inoculamos hoxe están aprobadas pola Axencia europea do medicamento e pola axencia española, e mesmo o Ministerio de sanidade remitiu este venres un escrito confirmando a súa idoneidade».

En 12 semanas, segunda dosis

Una vez que los usuarios eran identificados a la entrada del recinto y tras comprobarse que no padecían alergias o patologías incompatibles con la vacuna, se les asignaba un puesto de vacunación, que estaban numerados del 1 al 10. Como si fuera un proceso en cadena, los equipos de sanitarios iban pinchando la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca. En doce semanas será citados de nuevo para recibir la segunda dosis.

Tras recibir la vacuna, se pasaba a una amplia zona con sillas en las que cada usuario tenía que permanecer quince minutos para comprobar que no se producía reacción alguna tras recibir esa primera dosis.