«Somos personas normales que disfrutamos de una afición que no destroza el monte»

Voluntarios de la Moto de Campo inciden en su contribución positiva al bosque y su coexistencia con otras actividades

VOLUNTARIOS DE LA MOTO DE CAMPO DE GALICIA

pontevedra / la voz

La asociación de Voluntarios de la Moto de Campo de Galicia defiende la coexistencia de su actividad con otras en los montes de la comarca. Su portavoz, Jaime Rey, es consciente de la polémica que existe sobre los abusos denunciados por los comuneros, pero matiza que no es atribuible a todo el colectivo y que ellos mismos son los primeros interesados en denunciar. «No somos delincuentes. Somos personas normales que disfrutamos de una afición que no destroza el monte, al revés, lo cuidamos y mucho». Hace un llamamiento a los comuneros a buscar un acuerdo que ponga fin a la polémica. «Nosotros tenemos reuniones con los ciclistas y nos piden que por algunas zonas no circulemos y les hacemos caso porque el monte es enorme y cabemos todos perfectamente», indica. «A ver si se puede hablar con los comuneros y podemos llegar a un consenso y un entendimiento mutuo», sostiene.

«Esta asociación ha sido creada para resaltar nuestro compromiso con la sociedad y el entorno natural, con la intención de ser útiles siempre dispuestos a utilizar nuestros recursos para ayudar y colaborar», afirma. No ve a su sector como responsable de los daños denunciados por los comuneros. «Los derrapes que pueda hacer un quad o una moto en el monte marcan un poquito el nivel superficial, pero con un poco de viento o lluvia vuelve a quedar como estaba», precisa.

«Sí es preocupante un camión que pase cargado con diez toneladas en un barrizal y deja unas roderas de 60 centímetros de profundidad, eso sí lo es porque canaliza toda el agua y arrastra la tierra, quedando auténticos surcos y eso no los hacemos nosotros». Rey destaca: «No puedo poner la mano en el fuego por todos los que practican este deporte, porque es inviable. Siempre hay sinvergüenzas y maleducados en todos los sectores, pero yo a esa persona la vamos a denunciar, porque no queremos gente mala en nuestro colectivo».

Motos de enduro, no de cros

Desde esta asociación se quiere dejar muy clara la diferencia entre una moto de cros y una de enduro. Las diferencias son como del día a la noche. «Una moto de cros es para andar en un circuito cerrado, no puede por una vía pública o por un sitio abierto donde pueda haber otros usuarios», indica. No puede haberlas por el monte. Por la contra, una moto de enduro, «tiene seguro, matrícula, pagas sus impuestos y puede rodar por cualquier tipo de vía», precisa que Voluntarios de la Moto de Campo usa motos de enduro.

Alega el portavoz de esta asociación que la legislación «tiene una serie de lagunas» que permite que las motos de enduro sí puedan estar en el monte, con ciertas condiciones. Rey admite que desde la pandemia se ha producido un incremento de la presencia de personas en el monte, que ha derivado en algunos problemas, pero considera que no le son atribuibles a su sector.

«Nosotros cuando encontramos un foco de residuos, tomamos la referencia de dónde está y avisamos al Seprona. Si vemos que sigue allí, vamos un día y entre todos retiramos la basura», precisa. Rey añade también que su colectivo cumple una labor social. Por ejemplo, ha ayudado en la vigilancia contra incendios y en la búsqueda de personas desaparecidas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«Somos personas normales que disfrutamos de una afición que no destroza el monte»