Anduriña emociona a los biólogos

Una ballena yubarta se refugió en las dársenas del puerto de Marín escapando del chapapote del Prestige en el 2003 y se paseó un mes por la ría de Pontevedra

Anduriña no mostró ningún miedo a los humanos
Anduriña no mostró ningún miedo a los humanos

pontevedra / la voz

En abril de 1980 el sabotaje con explosivos de los dos últimos barcos balleneros de España, atracados y sin tripulación en el puerto de Marín supuso el portazo final de una industria que vivía sus últimos estertores. Veintitrés años después, una ballena yubarta escogió el puerto de Marín para anunciar el regreso de esta especie a las costas pontevedresas. Su avistamiento en las dársenas pesqueras y frente al paseo marítimo de Marín lo publicó en exclusiva La Voz de Galicia y, por tratarse de un hecho sin precedentes y difícil de creer, el redactor que le tocó escribirlo recibió un rapapolvo de un incrédulo agente de la Guardia Civil del Mar, con cuya comandancia se comunicó para confirmar la noticia. El hombre pensó que le estaban tomando el pelo.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Anduriña emociona a los biólogos