Una sangría que ni el covid-19 frena

A diferencia del global de Galicia, donde la mortalidad en carretera cayó un 20 %, Pontevedra sumó el año pasado los mismos fallecidos que en el 2019


Pontevedra / La Voz

En un año marcado por la expansión del coronavirus y, consecuentemente, por las restricciones a la movilidad, los confinamientos y los cierres perimetrales, la cifra de muertos en la red de carreteras de la provincia de Pontevedra no experimentó variación alguna. Los datos oficiales ofrecidos este lunes por la Delegación de Gobierno ponen de manifiesto que, por tercer año consecutivo, la provincia contabilizó veinticuatro fallecimientos en siniestros circulatorios, una cifra que contrasta con el hecho de que, en paralelo, a nivel autonómico, la siniestralidad mortal sobre el asfalto descendió en el global de Galicia algo más de veinte puntos con respecto al 2019.

En todo caso, el número de víctimas mortales en las Rías Baixas es menor que las del 2015 y 2016 cuando se registraron, respectivamente, 32 y 27 muertes, pero superior a las veinte del 2017.

A nivel autonómico, desde la Delegación del Gobierno precisaron que las carreteras gallegas se cobraron en el 2020 la vida de setenta personas. «Son 18 menos que no ano 2019, un 20,5 % menos que no ano anterior -88 falecidos- e un 25 % inferior á media dos últimos cinco anos», señaló Javier Losada, al tiempo que añadió que diez años antes fueron 179 víctimas, mientras que en el 2000 «perderon a vida 473 persoas nas estradas galegas».

El análisis de esta accidentalidad pone de manifiesto que los mayores descensos se dieron en el acceso a las ciudades, pero la circulación interprovincial se vio, por el contrario, menos afectada.

La tipología

Lo cierto es que esta circunstancia tiene su reflejo en que el 88,5 % de los accidentes mortales se produjesen en vías convencionales, la mitad de los cuales fueron salidas de vía, mientras que en un segundo nivel se situaron las colisiones.

De igual modo, desde la Delegación del Gobierno destacan «o importante descenso que se deu o ano pasado nos atropelos mortais. Unha tipoloxía que ocasionou preocupación en anos anteriores polo aumento da incidencia en Galicia e que en 2020 protagonizou seis accidentes mortais nas estradas galegas fronte aos 21 do ano anterior».

En cuanto a la edad de las víctimas, «rexistrouse un descenso significativo na franxa de idade superior aos 55 anos». De este modo, si en el 2019 hubo 36 víctimas que tenían una edad por encima de los 55 años, de las que 24 eran mayores de 65, el año pasado, «as vítimas destas idades diminuíron ata o 25 falecidos». La mayor incidencia, por el contrario, se produjo en la franja que va de los 35 a los 54 años, «onde se concentran o 35,7 % dos falecidos en estrada». Al igual que en el 2019, no se registraron víctimas menores de 14 años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una sangría que ni el covid-19 frena