Revoluciona las redes como asesora de imagen después de reinventarse tras estar en coma

Sonia Felpete, a través de Thesisismess, triunfa hablando de tendencias


Sonia Felpete ha sabido capear todos los embistes que le ha ido poniendo la vida. Incluso ha salido del más duro reinventándose continuamente para estar a las puertas de los 50 años donde se siente más cómoda y como ella dice «haciendo algo que me apasiona».

A través de su cuenta de Instagram, Thesisismess, donde se presenta como asesora de imagen y delegada en Galicia de Miss Gold, Felpete sube post con los que intenta ayudar a que sus seguidoras se sientan mejor por dentro y por fuera. Porque si algo entiende Sonia es que la moda no solo es ropa que cubre los cuerpos desnudos, sino un envoltorio que dice quiénes somos y como nos comunicamos. «Se me contrata como asesora de imagen, para sesiones de coach, he estado en un cumpleaños en Ámsterdam y en una boda judía, lugares en los que nunca pensé que podía trabajar», comenta. Y es que antes de llegar a este punto, la vida se lo ha puesto difícil. Antes de llegar a los 30 y cuando tenía varios salones especializados en maquillaje de novias, tuvo un accidente en un río que la dejó en coma durante dos meses. Tiene recuerdos de las voces de sus médicos y de la familia, pero cuando abrió los ojos vio que no podía retomar la vida profesional que tenía. «Al despertarme no tenía nada, pero cuando estás al límite cambia tu forma de ver las cosas», comenta esta asesora de imagen, que trabajó como estilista en Crónicas Marcianas, durante una etapa que vivió en Barcelona.

Años después una lesión del túnel carpiano volvía a apartarla de la peluquería. Mientras hacía la rehabilitación, empezó a estudiar asesoría de imagen «y me enamoré». Volvió a Barcelona para acabar de formarse junto a Andrea Vilallonga, asesora de imagen de Operación Triunfo. «Pronto regresé a Santiago por desgaste, estaba haciendo prácticas y tirando de mis ahorros», comenta.

En ese momento dio giro a su vida para hacer su pequeña revolución en las redes sociales. «Yo soy muy tímida y empecé de una manera totalmente casual», comenta con cierto humor, al reconocer que solo tenía Facebook para jugar al Candy Crush. En esa red social tenían un grupo de amigas y les dijo que si le importaba que subiese de vez en cuando algún tutorial sobre lo que había estudiado para no olvidarse. «Recuerdo el primero, empezaba ‘chicas, se acabó el vaquero, vamos al demin’», comenta. Poco a poco estas amigas fueron añadiendo a otras para que pudiesen ver sus vídeos y de ahí saltó al Instagram después de que una de ellas le preguntase como podía combinar un pantalón. «Iba a subir una foto al Facebook, pero mi marido me hizo un Instagram y me dijo ‘así es más fácil’. Subió una del perro y otra con unos pantalones y unas botas», recuerda. Es imposible que se olvide de eso, porque el like de Mar Flores la relanzó. Desde noviembre del 2016 no ha hecho más que subir y se acerca ya a los casi 13.400 seguidores. Su ganas de superarse han demostrado que no hay edad para ser influencer. Thesisismess ronda los 50 y advierte de que si alguien cree que es mayor «escucharé lo que tenga que escuchar, pero tengo mucho que ofrecer. Me motiva ver cómo ayudo a mucha gente». Porque si algo tiene claro Sonia en estos tiempos de incertidumbre es que «la vida es el camino y hay que intentar disfrutarlo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Revoluciona las redes como asesora de imagen después de reinventarse tras estar en coma