El camino «máis necesario» hacia la reparación de la memoria histórica

Los Abella se sumaron a la querella argentina tras el respaldo de la Diputación


pontevedra / la voz

Condenado a muerte por supuesta «rebelión militar», permaneció 365 días sin ver la luz del sol, encerrado en una celda de aislamiento. El tribunal franquista que dictó aquella sentencia, finalmente la conmutó por cadena perpetua y Carlos Abella inició entonces una peregrinación de 7 años por las diferentes prisiones y campos de concentración repartidos por el Estado español, entre ellas la de Burgos y Figueirido, en Vilaboa.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

El camino «máis necesario» hacia la reparación de la memoria histórica