La Brilat, por tierra, mar y aire

La brigada pontevedresa conmemoró ayer a su patrona, la Inmaculada Concepción, con un acto sencillo por el covid-19


Pontevedra / La Voz

Una de las tradiciones más arraigadas de la Brilat es la conmemoración, cada 8 de diciembre, de la patrona del arma de infantería, la Inmaculada Concepción. Eso sí, la habitual parada militar en la base General Morillo en la que participaban la practica totalidad de los militares de la brigada pontevedresa se sustituyó por un acto más sencillo, de carácter interno y con una muy reducida participación en cuanto al personal. Y todo ello, derivado de la especial situación que se está viviendo derivada dela pandemia del coronavirus.

Lo cierto es que, pese a las restricciones sanitarias para hacer frente al covid-19, los soldados de la Brilat siguen con su adiestramiento poniendo de manifiesto que es una unidad, por así decirlo, todoterreno. Ya no solo es que haga honor a su denominación de aerotransportable o que haya demostrado en innumerables ocasiones su versatilidad en toda clase de escenarios y conflictos terrestres, sino que, además, sus tropas están preparadas para intervenir en ambientes acuáticos.

Así, estos días, según destacaron desde la Fuerza Terrestre, mientras algunas de las unidades realizaban marchas de endurecimiento, los integrantes del Batallón de Zapadores VII actualizaron procedimientos de actuación en colaboración con los especialistas de buceo de la Armada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Brilat, por tierra, mar y aire