«Usar bien la mascarilla puede hacer que no tengamos casos de gripe»

Cristina Barral Diéguez
CRISTINA BARRAL PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

CAPOTILLO

Más de 43.000 mayores de 65 años se han vacunado en el área sanitaria

04 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La de este año es una campaña de vacunación contra la gripe atípica. A la convivencia de este virus respiratorio con el SARS-CoV-2, se suma la recomendación general a inmunizarse que se hizo, para muchos erróneamente, en octubre. Eso llevó a que se agotaran las dosis para las personas menores de 65 años que no están en los grupos de riesgo y que, por tanto, no son población diana. Desde los centros de salud, sobre todo por parte del personal de enfermería -que lleva el peso de la campaña-, arreciaron las críticas.

Pero, ¿cómo marcha la campaña en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés? Desde el pasado 13 de octubre y hasta el 1 de diciembre se habían vacunado ya 43.448 mayores de 65 años, un 64,32 % del total. Es una cifra alta si se compara con los datos del 2019, donde a estas alturas los inmunizados en esa franja de edad eran un 56,41 %. Esos ocho puntos porcentuales a mayores tienen una explicación: el miedo de las personas de edad avanzada al covid. No obstante, el 35 % de los mayores de 65 años que no se han puesto la dosis deberían y pueden hacerlo hasta el 31 de diciembre llamando o acudiendo a su centro de salud. El jefe del servicio de alertas epidemiológicas de Pontevedra, Miguel Álvarez Deza, subraya que dentro de los mayores de 65 los que más se vacunan son los que superan los 75 años. Hasta el pasado martes tenían puesta la dosis 23.366.

¿Qué pasa con el resto de edades? En estos casos no se puede comparar con la campaña del 2019. Menores de 15 años vacunados en el área son 3.279; entre 15 y 59 años, 19.642; y entre 60 y 64 años, 6.840. Llama la atención las casi veinte mil personas inmunizadas con edades entre 15 y 59. Eso motivó el desabastecimiento de vacunas en muchos centros de salud, que se mantiene hoy. En ambulatorios como el Virxe Peregrina de la ciudad tienen «muy pocas» dosis para los menos de 65 y solo para pacientes de riesgo. «Quizá la consellería no insistió en la población diana, que son los mayores de 65, los enfermos crónicos y las embarazadas. Tengo que ser cauto, pero este año se dijo, hay que vacunarse de la gripe, olvidando el resto de la frase, la población de los grupos de riesgo objeto de la campaña. Había que haber insistido en ese mensaje y pasó lo que pasó», remacha Álvarez Deza, que deja claro que los pedidos corresponden a la Dirección Xeral de Saúde Pública.

Desde el servicio de alertas epidemiológicas se insiste en que mientras no haya inmunización contra el covid, la vacuna «del sentidiño» puede ser muy efectiva para combatir la gripe. «Usar bien la mascarilla, sumado a la distancia social y la higiene de manos, puede hacer que no tengamos casos de gripe, como pasó en Australia o Nueva Zelanda, porque la mascarilla protege contra todo tipo de virus respiratorios», recalca Álvarez Deza.

También se han vacunado 716 embarazadas y 1.103 trabajadores sanitarios, 891 en atención primaria y 212 en hospitalaria.