El cierre del marisqueo que llega en el peor momento

El sector encara el inicio del mes de diciembre con la incertidumbre sobre la campaña de Navidad


Pontevedra / La Voz

Diciembre suele ser un mes que las mariscadoras del fondo de la ría de Pontevedra esperan con la esperanza puesta en la escalada de los precios de Navidad. Este año del covid esa espera es todavía mayor que nunca. Sin embargo, un episodio de toxinas lipofílicas ha forzado el cierre de los bancos marisqueros y agrava la crisis de un sector ya de por sí muy golpeado por las consecuencias económicas de la pandemia. La marea roja además se presenta en un momento en que las cotizaciones del marisco se encontraban bastante bien y cuando las cofradías confiaban en poder compensar al menos en parte las pérdidas del 2020 con un mes de trabajo. Ahora todo ha quedado suspendido, porque la toxina se ha presentado en el momento más inoportuno. Por el momento el cierre del marisqueo afecta solo a la zona cinco, que se corresponde al fondo de la ría de Pontevedra, pero este es el ámbito donde se encuentran todos los bancos marisqueros de a pie y la mayoría de los de a flote. Además del fondo de la ría de Pontevedra, la otra más afectada en Galicia es Muros y Noia, donde el cierre es completo para toda esa ría. 

La marea roja se produce por el ciclo natural del fitoplancton, que son los seres microscópicos de los que se alimentan los moluscos. El Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño de Galicia (Intecmar) mantiene controles semanales sobre los bancos gallegos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El cierre del marisqueo que llega en el peor momento