La pandemia obliga a que la «gran recogida de alimentos» sea exclusivamente virtual

Se pueden hacer donaciones económicas en los supermercados

Banco de Alimentos de Pontevedra, prácticamente desabastecido
Banco de Alimentos de Pontevedra, prácticamente desabastecido

Pontevedra / La voz

Desde el pasado lunes está en marcha la «gran recogida de alimentos» que cada año por estas fechas pone en marcha el Banco de Alimentos. Pero en esta ocasión la pandemia obliga a cambiar radicalmente el formato, y ya no hay voluntarios en cada supermercado esperando las donaciones de comida para los más necesitados: este año, las donaciones serán económicas y se hacen de manera virtual.

Las personas que deseen participar lo pueden hacer de tres formas diferentes. Se puede hacer en los propios supermercados, a la hora de ir a pagar «En la misma caja se pueden hacer donaciones de 1, 3 , 5, 10 o 20 euros. La aportación aparecerá reflejada en el ticket de compra», explica el responsable de la delegación pontevedresa del Banco de Alimentos provincial, José Luis Doval, que especifica que esta acción se puede llevar a cabo «en todos los supermercados de la provincia».

La segunda modalidad de donación es entrar en la web www.bancoalimentosvigo.org, y hacer ahí la aportación económica de 10. 20 o 30 euros. Y la tercera opción es a través del servicio de pago instantáneo Bizum, en el que hay que utilizar el código 01139.

Doval espera que aunque casi no haya presencia física de voluntarios en los supermercados, la gente de Pontevedra responda tan bien como es habitual y contribuya a llenar las estanterías del Banco de Alimentos, una institución que en lo que va de año ha visto incrementar la demanda de ayuda en un 40 % hasta alcanzar los 6.000 usuarios. «La situación es dramática en muchos hogares, por lo que es más importante que nunca que la gente nos ayude a ayudar», subraya Doval.

En los dos primeros días de esta recogida virtual -empezó el lunes y estará en vigor hasta el sábado- el resultado fue moderadamente satisfactorio. «Vamos tirando», indica el responsable del Banco pontevedrés, que también tiene claro que si el sistema funciona «es posible que haya llegado para quedarse». Por ejemplo, recuerda que si con la campaña tradicional era necesario movilizar a 2.000 voluntarios, ahora son apenas una treintena los que están recorriendo os supermercados para informar a los clientes sobre la posibilidad de hacer las donaciones económicas. Son, como suele ser habitual, personas perfectamente identificadas con chalecos corporativos de la oenegé.

En su sede de Pontevedra, el Banco de Alimentos trabaja con 36 entidades sociales y repartió durante los seis primeros meses de este año alrededor de 350.000 kilos de comida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La pandemia obliga a que la «gran recogida de alimentos» sea exclusivamente virtual