Al pabellón a comer de táper tras cerrar los bares en Ponte Caldelas

María Hermida
María Hermida PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

CONCELLO

Se llegó a un acuerdo para que los estudiantes del instituto sin bus al mediodía puedan almorzar bajo techo un día a la semana

15 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Ponte Caldelas es uno de los municipios gallegos que, pese a estar en verde en el mapa de la pandemia de la Xunta porque tiene menos de siete contagios, fui incluido entre las zonas con restricciones. Así, los bares tuvieron que cerrar. A raíz de bajar la persiana la hostelería, se le originó un problema a algunos alumnos del IES de Ponte Caldelas, al que acuden rapaces tanto del propio término como de A Lama y Ponte Caldelas. El lunes, hay clases por la mañana y por la tarde y no todos los estudiantes tienen derecho al comedor. Pero tampoco disponen de servicio de autobús. Hasta ahora, ese día, de 14.30 a 16.30 horas iban a algún bar a comer. Pero esa opción ya no es posible. Así que había que encontrar otra para evitar que los rapaces se quedasen en la calle, sobre todo cuando llueve. Y entre la Anpa, el IES y el Concello toparon una alternativa para ellos.

El Concello decidió hacerse cargo de la situación y habilitar el pabellón municipal para que los chavales puedan comer ahí de bocata o táper —que deben traer de casa—, tal y como contaba ayer el alcalde, Andrés Díaz. El regidor es consciente de que con eso no llega, y señala: «Se decidió también que un operario municipal estará los lunes a la hora de comer en el pabellón controlando que se cumplan las distancias y demás normas y, posteriormente, cuando los estudiantes se marchen, una persona de la limpieza municipal se encargará de desinfectar la zona que hayan usado. Es un gasto importante para el Ayuntamiento, pero teníamos que colaborar con la asociación de padres y con el instituto, que no tenían otra solución».

Los estudiantes que quieran acceder con su comida al pabellón tienen que tener previamente autorización de sus padres.