Un conductor que intentó huir tras un accidente arrojó la tasa de alcohol más alta que se vio en Poio

El hombre,  que invadió una acera, tiró una farola y una señal y dañó el cierre de una casa con su furgoneta, no lograba mantenerse en pie

El golpe que tenía la furgoneta del conductor denunciado tras el accidente en el que se llevó por delante una señal, una farola y dañó el cierre de una casa
El golpe que tenía la furgoneta del conductor denunciado tras el accidente en el que se llevó por delante una señal, una farola y dañó el cierre de una casa

Pontevedra / La Voz

La Policía Local de Poio, como tantas otras, está acostumbrada a observar alcoholemias elevadas al volante. Sin embargo, los agentes que ayer acudieron a un accidente ocurrido en la calle José Pernas Peña, en la zona desde A Caeira hacia A Barca, se quedaron perplejos al ver la tasa de alcohol que arrojó un conductor que protagonizó un rocambolesco accidente. El hombre dio 1,47, es decir, casi seis veces más de lo permitido por ley

Todo ocurrió sobre las diez de la noche de ayer, viernes. Un particular llamó a la policía municipal para avisar de que un conductor había invadido la acera, con el consiguiente peligro que eso supone, y que se había llevado por delante una señal y una farola y luego había provocado daños en el cierre de una vivienda. Además, señalaba que daba la sensación de que el hombre intentaba huir del lugar de los hechos.

Una patrulla se desplazó inmediatamente hasta allí y comprobó que todo lo dicho por el particular era cierto. Y que el conductor en cuestión, cuyo automóvil, una furgoneta de color blanco, tenía un golpe contundente y estaba sin defensa, se las había apañado para bajarse del vehículo, recoger la pieza del automóvil que se le había soltado en el golpe y ya huía hacia el puente de A Barca. Pero de poco le sirvió su galopada. La policía frenó sus andanzas y le obligaron a bajarse del automóvil y realizar la pertinente prueba de alcoholemia. 

Fue entonces cuando los agentes vieron que el conductor, de 63 años y vecino de Estribela (Pontevedra) se caía literalmente hacia los lados y presentaba además otros síntomas de embriaguez. Le hicieron el control y arrojó la citada tasa de alcohol de 1,47. Se le denunció por un delito contra la seguridad vial con resultado de accidente con daños en el mobiliario urbano. Y se pusieron los hechos en conocimiento del juzgado de guardia para que el conductor sea sometido a un juicio rápido. También se le denunció administrativamente por tratar de huir del accidente sin comunicar previamente el siniestro. 

Los agentes, antes de practicarle al conductor la prueba de alcoholemia, sospechaban ya que su estado era de embriaguez. No en vano, cuando trataba de huir, iba dando bandazos con el coche. Aún así, circuló en esas condiciones los kilómetros que separan Campañó (Pontevedra) de la zona de A Caeira (Poio). El hombre, según informaron fuentes policiales, señaló que venía de trabajar y que iba de vuelta a su domicilio. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Un conductor que intentó huir tras un accidente arrojó la tasa de alcohol más alta que se vio en Poio