El Dicsa Modular Cisne retoma las sesiones on line para mantener la forma

El preparador físico adapta los entrenamientos al aislamiento


pontevedra / la voz

El Cisne vuelve a tener que encender el ordenador para entrenar. Los 16 positivos del Cuenca dejaron un contagio en un jugador y el confinamiento de toda la plantilla, al menos, durante diez días. Aislados en su domicilio, el preparador físico es ahora el responsable de mantener al equipo en forma. Los jugadores han vuelto de golpe a los meses de confinamiento cuando la preparación era más una forma de mantenerse que de ejercitarse. «Estes días traballamos como na etapa anterior, pero cando aínda non se sabía se ía retomar a competición», señala Alberto Mouriño, preparador físico del Cisne, que a las 20.00 horas estará delante del ordenador cada día para comprobar el estado de forma de los jugadores.

Este parón no llega en un buen momento. El equipo llevaba seis jornadas de competición y estaba en plena adaptación a Asobal. Lo único que consuela algo a la plantilla es saber qué la mayoría de los clubes están en la misma situación. «Agora hai moitos científicos que están estudando se unha carga moi elevada e despois deixalo de súpeto aumenta as posibilidades de lesións. Neste tempo poderán comprobalo», destaca Mouriño, que ha adaptado la preparación a los domicilios de los jugadores. «Iremos xogando coas isometrías, manter unha posición sen movemento», indica.

A pesar de esta vuelta a la etapa más dura del confinamiento, el preparado físico extrae aspectos positivos. Las evaluaciones que le hizo a la plantilla cuando levantaron el estado de alarma y pudieron retomar la actividad fueron las mejores de los últimos tres años en cuanto a forma física. Lo único que había empeorado fue la resistencia. «Agora estábamos adaptándonos, pero temos que aproveitar para seguir traballando e descasar. Non estamos nunha situación fácil porque nós temos xogadores que compaxinan o deporte có traballo», señala Mouriño.

Dentro de la mala fortuna que supone el confinamiento para un equipo como el Cisne, el calendario juega a su favor. Todavía tienen cuatro jornadas de aislamiento por delante, lo que les imposibilitará jugar este sábado el partido previsto contra el Balonmano Nava en Pontevedra. Eso le dará algo de margen para poder hacer algún entrenamiento en pista antes de viajar a Guadalajara el 24 de octubre. «Permitirá ademais recuperar aos xogadores que tiñan molestias», señala Alberto Mouriño, que prepara sesiones diarias en las que intentará suplir las carencias de no poder hacer ejercicios de muchos kilos ni gestos reales de lanzamientos o cambios de dirección. «Temos que adaptarnos a esta situación o resto da tempada, xa que vai haber ciclos de competición duro de mércores e sábado e logo, descansos», indica Mouriño sobre la dinámica de Asobal, donde se han suspendido ya 24 de los 70 partidos fijados en el calendario.

Álvaro Preciado, a la selección

No todos son malas noticias en la casa cisneista. Aunque el confinamiento no le deje celebrarlo, el seleccionador de los Hispanos júnior ha convocado a Álvaro Preciado para la concentración que tendrán entre el 1 y el 8 de noviembre en Sierra Nevada. Rodrigo Reñones reunirá a 18 jugadores diez meses después de la última actividad con la selección nacional. Junto a Preciado estarán tres jugadores del Frigoríficos Morrazo -Alberto Martín, Daniel Fernández, Brais González, únicos equipos gallegos en Asobal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Dicsa Modular Cisne retoma las sesiones on line para mantener la forma