Ingresan en prisión los principales cabecillas del clan de Os Ferrados

La Guardia Civil considera que los desguaces servían para blanquear


Pontevedra / La Voz

Este viernes, en el transcurso de la comparecencia judicial de los once detenidos en el marco de la operación Rutenio-Butacar contra el clan de Os Ferrados, se vivieron momentos surrealistas, como el protagonizado por uno de los hermanos Outón Mora, que fue reprendido por una guardia civil tras bajarse los pantalones y mostrar el traseros a los fotógrafos y periodistas para, minutos después, escupirles.

Todo parece indicar que buena parte de los sospechosos se acogieron a su derecho a no declarar. Según precisaron desde el TSXG, se decretó el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de cuatro detenidos, entre los que estarían los principales investigados, mientras que para un quinto, si bien decretó prisión, se estableció la posibilidad de eludirla previo pago de un fianza. Los restantes habrían quedado en libertad con cargos, ya fuera tras comparecer o en sede policial. Se les acusa de delitos de blanqueo, contra la salud pública y organización criminal.

La investigación, dirigida por el magistrado de Instrucción número dos de Pontevedra y el fiscal antidroga, comenzó el pasado año siendo asumida por el Equipo contra el crimen Organizado (ECO) de la Guardia Civil, y la Unidad de Droga y Crimen Organizado de la Policía Nacional de Pontevedra (Udyco). De este modo, se pudo determinar que el clan de Os Ferrados, también conocido como el de Los Butaneros, era «una estructura altamente jerarquizada y especializada, destacando la violencia ejercida por sus integrantes», reseñaron desde el instituto armado.

En la cúspide del mismo, los investigadores sitúan a Valentín Outón como a sus hijos Valentín y Adrián Outón Mora. De hecho, mantienen que gestionaban «distintos negocios tapaderas relacionados con la compraventa de vehículos a motor y desguaces, lo que facilitaba el blanqueo de capitales, fruto de los importantes beneficios económicos procedentes de esta actividad, además de disponer de un gran número de vehículos, alternando su uso y dificultando así la labor policial». De hecho, además de los arrestos practicados en Campelo (Poio), Pontevedra, Mos, Ourense y Ponferrada se realizaron simultáneamente once domicilios y dos desguaces, uno ubicado en Marcón y el otro en A Reigosa.

Asimismo, se inspeccionaron dos gestorías, «donde se ha incautado numerosa documentación contable», añadieron.

Anteriormente a la redada de estos días, en junio y agosto, ya habían sido detenidas tres personas cuando transportaban droga, concretamente, hachís y marihuana. Desde la Guardia Civil destacaron que dos siguen en prisión y se les atribuye un amplio abanico delictivo: pertenencia a organización criminal, tráfico de drogas, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas, lesiones, amenazas y encubrimiento.

La investigación ha constatado que contaban con contactos en Marruecos, lo que les permitía controlando el transporte de hachís en origen y hasta Pontevedra, «donde era recogida por los líderes de la organización afincados en Poio». En estos trayectos, habilitaban medidas de seguridad, como es el empleo de vehículos lanzadera que preceden al que transporta los estupefacientes alertándoles de cualquier anomalía o de la presencia de controles policiales.

Además, algunos de estos automóviles estaban dotados de dobles fondos o caletas, mecanismos de ocultación altamente sofisticados instalados en los chasis de los vehículos para simular y ocultar la droga transportada.

Droga intervenida

Asimismo, la Guardia Civil confirmó la aprehensión de veintisiete kilos de hachís, seis kilos de marihuana, así como diversas cantidades de LSD, cocaína y de heroína. De igual modo, se incautaron de dos armas de fuego, más de 50.000 euros en efectivo, además de varios vehículos y distintas sustancias de corte.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ingresan en prisión los principales cabecillas del clan de Os Ferrados