El Incarlopsa Cuenca apenas dio tregua al Cisne en el arranque de un partido que, pese a disputado, demostró la soberanía de los visitantes desde el primer minuto. Se jugaba el encuentro correspondiente a la primera jornada de liga, aplazado el pasado 3 de septiembre por las incógnitas en el protocolo de actuación impuesto por el Consejo Superior de los Deportes. El equipo de Lidio Jiménez venía de recibir un duro golpe ante el otro representante gallego de la categoría -el Frigoríficos sumó un punto en El Sargal con un gol de Alberto Martín a falta de cinco segundos para el final- pero en apenas un cuarto de hora dejó encarrilado el partido con un contundente 5-11 de salida.

El Cisne vio por momentos como se le escapaban los puntos. La brecha en el marcador llegó a ser de hasta siete tantos gracias a los contraataques muy efectivos del Cuenca, con figuras como Ponciano, que transformaba lo que caía en sus manos. Esta vez la magia de Villamarín no apareció detrás de una defensa insuficiente en los primeros minutos. Viendo la situación, Jabato optó por sentar en el banquillo al veterano portero para darle entrada a Pablo González. El cambio ayudó a frenar la sangría conquense, pero no a eliminarla, que mantuvo toda la primera parte una diferencia en el electrónico de más de cinco goles. Una exclusión de dos minutos en el banquillo llevó a Jabato a prescindir de Pablo González durante el ataque local. Incluso ahí, cuando se incorporaba al juego logró parar un contraataque y recuperó Preciado para subir el décimo gol del partido. A pesar de que el Cisne parecía más enchufado, no pudo recortar la diferencia y se fue al descanso con 11-17 en el marcador.

Tras pasar por los vestuarios, el Cisne volvió a creer en la remontada y logró recortar a cuatro goles la diferencia. Tuvo en su mano seguir ese camino a los diez minutos tras dos errores consecutivos del Cuenca, que se contrarrestaron con un gol local y volvía a dejar en tres la renta conquense.

Apretó el Municipal

Habían encontrado el camino para intentar bloquear al rival y los 60 espectadores del Municipal también creían en la remontada. Los visitantes siguieron atascados en ataque ante el 5-1 presionante ordenado por Jabato, y su entrenador pidió tiempo muerto (16-20, min 39). El Cisne, fiel a su estilo, siguió creyendo en una épica remontada y, aprovechando una exclusión de Sergio López, apretó el electrónico (20-22, min 43).

El Cuenca aguantó el empuje pontevedrés pero su falta de ideas en ataque, pese a disfrutar de dos superioridades -muy protestadas por el técnico local-, le obligó a sufrir al situarse el Cisne a un solo gol a falta de cinco minutos (26-27). Pablo Simonet y Juan Doldan oxigenaron a su equipo con dos goles casi consecutivos, y Nacho Moya acabó con el sufrimiento a minuto y medio de la conclusión. El Cisne pagó en la segunda parte los desajustes defensivos de la primera.

CISNE (29): Jorge Villamarín, Leiras (1), Pereiro (5), Chapela (3), Ramos (3), Chan (4) y Vázquez (3) -equipo titular-. Pablo González (ps), Pombo, Gayoso, Pablo Picallo (1), Sánchez, Preciado (7), Carlos Álvarez (2) e Iván Calvo.

CUENCA (32): Samuel Ibáñez, Moya (6,4p), Vainstein (3), Bulzamini (2), Thiago Alves (7), Carlos Fernández y Sergio López (4) -equipo titular- Pablo Simonet (4), Doldan (5), Hugo López (1) y Pizarro.

PARCIALES CADA CINCO MINUTOS: 2-3, 4-7, 5-11, 8-15, 10-15, 11-17 (descanso); 14-18,16-20, 21-23, 23-25, 26-27 y 29-32.

ÁRBITRO: Soria Fabián y Monjo Ortega. Descalificaron a Iván Calvo (min 58) por acumulación de exclusiones. Además, sancionaron con dos minutos a Chan, Simón y Chapela por parte del Cisne, y a Carlos Fernández (2), Pablo Simonet, Hugo López, Bulzamini y Sergio López, del Cuenca.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Cisne se queda al borde de la remontada tras una gran segunda parte (29-32)