La calle Alfonso XIII servirá de patio de recreo a los alumnos del Froebel

El Concello peatonalizará el tramo final, hasta la plaza de Concepción Arenal


Pontevedra / La voz

El Concello de Pontevedra peatonalizará en las próximas semanas otra calle: Alfonso XIII, que comunica Echegaray con la plaza de Concepción Arenal. Al igual que en el caso de Reina Victoria, la decisión se hace en el marco de la pandemia de coronavirus y con el objetivo de ganar espacio público para los centros educativos, en este caso el CEIP Froebel.

El concejal de Obras, Demetrio Gómez Xunqueira (BNG), recordó que las condiciones del patio del Froebel -interior, bajo techo y no de grandes dimensiones- hace que los alumnos tengan que pasar hasta cinco horas seguidas en las aulas. Por ello el Concello opta por una medida similar a la que se tomó hace un par de años en el CEIP Praza de Barcelos: poner el espacio público a disposición del centro, como un extensión del mismo.

En este caso, la medida afecta a Alfonso XIII, y según indicó Gómez Xunqueira será «máis radical que en Raíña Victoria», ya que durante el período de tiempo -de 11.30 a 12.15, de lunes a viernes, en la hora del recreo-, la prohibirá incluso el acceso de residentes a los dos garajes particulares que hay en la calle donde se ubica la Biblioteca Pública.

El resto de la jornada, y de manera permanente, se cerrará el tráfico el tramo de calle más próximo a la plaza de Concepción Arenal. Hay que recordar que el CEIP Froebel hace esquina entre esta y Alfonso XIII, y la idea es que los alumnos puedan salir al recreo en esta zona.

Para ello, se instalarán bolardos cerrando el paso al tráfico en Alfonso XII, a la altura aproximada de la biblioteca. De esta forma, los vehículos podrán acceder a la calle desde Echegaray, pero no habrá salida: tendrán que salir también por Echegaray, para lo que se establecerá doble dirección hasta el punto en el que estarán situados los bolardos. Con el fin de dejar dos carriles de circulación en el primer tramo de calle, se suprimirá la franja de estacionamiento de servicios que hay actualmente en Alfonso XIII.

La calle funcionará así -sin salida y con doble dirección hasta la mitad de su trazado, aproximadamente- durante 23 horas y 15 minutos al día. Los otros 45 minutos son los de recreo, cuando no se podrá acceder el vehículo.

La decisión es firme y de ella participa la dirección del centro escolar, según indicó Demetrio Gómez, pero su ejecución no será inmediata. La razón es que al tratarse de un centro educativo, tiene que ser la Consellería de Educación, a instancias de la dirección del colegio, quien solicite al Concello poder disponer de ese espacio público para uso escolar. En cuanto se complete ese trámite administrativo, el Concello dará luz verde e instalará los bolardos para cerrar el paso a los vehículos.

Además, Educación tendrá que ampliar la cobertura del seguro escolar, como sucedió en Barcelos, para amparar las actividades en esta zona añadida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La calle Alfonso XIII servirá de patio de recreo a los alumnos del Froebel