Restricciones en Vilaboa y Poio para atajar la transmisión comunitaria

m. gago / n. d. amil PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

CAPOTILLO

El grueso de los brotes se debe a las celebraciones familiares y reuniones de amigos

12 sep 2020 . Actualizado a las 21:00 h.

Los municipios de Vilaboa y Poio se suman a las restricciones especiales contra el coronavirus que se impusieron en Pontevedra desde la madrugada del jueves. Otros municipios de la provincia en la misma categoría desde ayer incluyen a O Rosal, A Gurda y Lalín. El incremento de casos de covid en todos estos concellos ha sido determinante en unas áreas sanitarias donde los casos siguen acumulándose y la transmisión comunitaria es un hecho innegable. La medida se adopta para intentar atajar la difusión del covid en un ámbito donde el grueso de los brotes detectados se deben a las celebraciones familiares y a las reuniones de amigos.

Las cifras, que se vuelven obsoletas en cuestión de horas porque siguen apareciendo nuevos casos, revelan que en la provincia desde el 2 de julio se han contabilizado 134 brotes, de los que 54 son del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés y de los concellos del Deza. De estos 54 brotes, 35 se dieron en celebraciones familiares o reuniones de amigos y produjeron 207 casos. Esta es la principal fuente de difusión del virus en nuestro entorno. Suponen el 64 % de los brotes detectados y el 58 % de los positivos.

Ya a distancia se encuentran los brotes en el entorno laboral (17), que provocaron 137 casos, mientras que once positivos se dieron en cuatro centros sociocomunitarios como las residencias.