Las orcas pasan frente a la ría en su migración desde Cádiz

Avistados tres cetáceos con su inconfundible mancha blanca


PONTEVEDRA / LA VOZ

Varias clases de ballenas, entre ellas la azul, el animal vivo más grande del planeta, se están dejando ver este verano a cierta distancia de las Rías Baixas, convertidas ya en autopista para esta clase de cetáceos, como si los gigantes del mar reclamasen los territorios que una vez fueron suyos y de donde los expulsó la caza de siglos. Ahora le ha tocado el turno a las orcas, un cetáceo más escurridizo, al menos para los objetivos de las cámaras y móviles, pero que también se ha sumado, para regocijo de los biólogos, a la ruta que mira al norte por las aguas del Atlántico. En esta ocasión, se trata de la migración anual de un grupo de orcas que pasan el verano en las cálidas aguas del Golfo de Cádiz y que en estos momentos podrían encontrarse delante de las costas del norte gallego, tras haber hecho su periplo a lo largo de gran parte de la fachada atlántica de la península Ibérica. No pregunten a dónde van. No se sabe. Es uno de los misterios que el portavoz de la Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños (Cemma), Alfredo López, sostiene que todavía está por resolver.

Dani Velasco y Gabi Llorens son dos biólogos de la Sociedad Española de Ornitología, que se encontraban ayer en Touriñán, en la provincia de A Coruña, observando aves marinas, como la gaviota de Sabine, una especie que este año está batiendo récords por el número de ejemplares que pasan por Galicia. Llorens explica que «estábamos rastreando el mar con el telescopio cuando vimos una aleta dorsal del macho y después una hembra y una cría». Estaban como a unos dos kilómetros de tierra, nadando tan tranquilas, pero inconfundibles, con una aleta que no da lugar a equívocos y con su peculiar macha blanca. Eran orcas y estaban enfilando al norte.

Pasaron por las Rías Baixas

Desde Cemma, López señala que su avistamiento en Touriñán, ya en la Costa da Morte, indica que estos cetáceos pasaron frente a las rías de Vigo, Pontevedra y Arousa probablemente hace dos días. No está claro si por fuera o por dentro de Cíes y Ons. Su avistamiento fue y no fue a la vez una sorpresa. «Cada grupo ten a súa especialización, estas viaxan detrás do atún», indica López. Aparecen todos los años en la primavera en el Golfo de Cádiz, donde veranean como un turista más. A mediados de agosto suelen emprender su viaje al norte. El Cemma tiene su primer registro científico en el año 2015 y desde entonces no han faltado a su cita. Es seguro que ya venían antes, pero nadie las había identificado. Pasan forzosamente por las Rías Baixas, siguen por las Altas y luego su pista se pierde en el océano. «Non se sabe onde van», recalca.

Llorens y Velasco no hicieron fotos de su avistamiento. Estaban demasiado lejos para que fuesen nítidas y por otra parte, prefirieron contemplarlas. Fueron diez minutos de espectáculo de la naturaleza. «Se las veía bastante bien y no le hicimos fotos, preferimos disfrutarlas, porque si buscábamos la cámara podíamos perderlas», apunta Llorens. Y claro está, no todos los días se ven orcas en Galicia, aunque sea de paso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las orcas pasan frente a la ría en su migración desde Cádiz