Sin ofrenda institucional y ante más de medio centenar de fieles

Julián Barrio dedicó su ofrenda a la virgen Peregrina a quienes «sufren las consecuencias de la pandemia»


Pontevedra / La Voz

No cabe duda de que la pandemia se está dejando sentir en todos los ámbitos sociales. Y las ceremonias religiosas no están exentas de las restricciones de aforo y las medidas sanitarias impuestas para tratar de impedir la expansión del coronavirus, algo que ayer se dejó sentir especialmente en el santuario de A Peregrina.

Estaba ya anunciado que, después de 65 años ininterrumpidos, no se iba a llevar a cabo la ofrenda institucional que habitualmente lleva a cabo un representante de la Diputación de Pontevedra, así como se sabía que la tradicional procesión había sido suspendida. De este modo, el único protagonismo, si es que se puede decir así, recayó en Julián Barrio, arzobispo de Santiago, quien oficio la misa pontifical ante algo más de medio centenar de fieles, dadas las limitaciones de aforo establecidas.

Julián Barrio dedicó su ofrenda a la virgen Peregrina a «las personas y familias que sufren las consecuencias de la pandemia».

Programa de hoy

Las fiestas de A Peregrina continúan desde primera hora de este lunes con pasacalles, actividades infantiles y los conciertos de Laroá, Óscar Ibáñez & Tribo, y Eladio Y Los Seres Queridos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sin ofrenda institucional y ante más de medio centenar de fieles