La reforma de la PO-308 la revaloriza como paseo


sanxenxo / la voz

La reforma de la carretera autonómica PO-308 ha permitido dotar a Sanxenxo de un nuevo espacio de paseo que ha revalorizado el uso público de este vial por viandantes y deportistas en un tramo de cerca de 18 kilómetros desde A Granxa hasta la playa de A Lanzada. En la actualidad, la Consellería de Infraestruturas está ultimando la puesta a punto de los dos últimos tramos en obras, entre A Granxa y Nanín y Portonovo y Major. Estas obras se vieron afectadas por la paralización de la actividad que supuso el covid-19 y la falta de suministros por el mismo motivo. La inversión de estos trabajos supera los doce millones de euros y está previsto que los dos últimos tramos citados estén rematados en las próximas semanas, a falta de la señalización vertical y pequeños detalles.

Las ventajas de esta obra, además de la propia ordenación de los espacios y la mejora visual, implicaron que los peatones ya no tengan necesidad de bajarse a la calzada para poder transitar, ni tampoco permite la acumulación de coches invadiendo sin ton ni son los arcenes allí donde los había. También se ha mejorado la conexión con las carreteras secundarias, creando rotondas como en Areas y Soutullo, y mejorando los accesos en distintas confluencias de viales, mientras que para los peatones destaca el pintado de más pasos de cebra. Cabe recordar que antes de la obra, entre Portonovo y A Lanzada solo había un paso de peatones en todo el trazado, a la altura de Montalvo.

El Concello ha aprovechado esta intervención para mejorar también los accesos a los arenales, ordenando el tránsito de tráfico y creando itinerarios seguros para peatones hasta la playa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La reforma de la PO-308 la revaloriza como paseo